Quantcast

Te contamos por qué no debes pedir nuggets de pollo en un restaurante de comida rápida

-

Cuando acudimos a un restaurante de comida rápida, lo más habitual es que los niños pequeños pidan nuggets de pollo. Es una comida fácil y sabrosa, además, se supone que es de pollo, por lo que debería ser más saludable que el resto de platos que ofrecen en esta clase de locales.

Pues nada más lejos de la realidad, lo cierto es que las razones por las que no deberías volver a pedir este producto en un restaurante de comida rápida serán muy obvias una vez que hayas terminado de leer lo que te dejamos a continuación. Si quieres que tus hijos coman esta comida, más vale que los prepares tú mismo, ya que lo que hay dentro te dejará de piedra, se acabaron las especulaciones.

2
¿De qué están hechos los nuggets?

pollo

Todos sabemos que los nuggets de un restaurante de comida rápida no son realmente de pollo. Son muchos los anuncios que nos han bombardeado advirtiendo de lo dañino que es este producto, ya que no es nada sano para nuestros cuerpos. A pesar de ello, hemos seguido comprándolos sin control, ya que como su sabor en bueno, lo demás no nos importa demasiado. Que hagas ejercicio como un condenado después de atiborrarte a nuggets no te va a librar de todo eso que te has metido en el cuerpo.

Y es que por mucho que trates de cerrar los ojos, la realidad está ahí, y a la larga, sufrirás las consecuencias. Más si son los niños los que ya desde muy jóvenes consumen esto sin control. Nadie dice que no puedan disfrutar de una comida tan rica y fácil de comer, pues no tiene huesos ni piel. Pero mejor sería que los hicieras tú mismo en casa. De esta forma, podrías enseñarle lo que es bueno de verdad y lo que no.

En lo que se refiere a lo que llevan los nuggets, se ha dicho de todo, desde plumas hasta pollitos, así tal cual, pollitos vivos. Barbaridades al fin y al cabo que en realidad solo pretenden hacer que dejes de comer algo dañino. En realidad, gran parte de lo que llevan estos productos, dejando a un lado el rebozado, es grasa y azúcar, aunque se ha realizado un estudio en el que se ha especificado con todo lujo de detalles qué es lo que llevan en realidad, y no te va a gustar.