Quantcast

Casado reclama una paga extra para los sanitarios

El líder del PP, Pablo Casado, reclamó este jueves al Gobierno que actúe con “menos prepotencia, menos arrogancia y menos mentiras” y pase a demostrar “más capacidad de gestión” en la lucha contra la pandemia del coronavirus. En este sentido, pidió una “remuneración extra” para los profesionales sanitarios que están “jugándose la vida”.

En una entrevista en Telecinco, recogida por Servimedia, el líder de la oposición incidió en que “esto es cuestión de buena gestión, de transparencia y de ser humildes”. Por ello, demandó al Gobierno que “diga la verdad, sean eficaces y, si es posible, que se dejen asesorar por partidos como el nuestro”, planteó.

Casado hizo especial hincapié en que el Estado debe cubrir las necesidades de las personas vulnerables en una situación como la actual y también propuso que los médicos, enfermeros, celadores, auxiliares y demás profesional sanitario tengan “una remuneración extra en su sueldo” y la protección que necesitan a las ocho de la mañana.

Así, demandó que “a esas personas que están trabajando mucho más y jugándose la vida” se les abone una paga adicional. En esta línea, consideró que tampoco tendrían que pagar impuestos mientras dure el estado de alarma todos los trabajadores de sectores esenciales, como repartidores, cajeros, transportistas, camioneros, Policía, militares o Guardia Civil.

Se trataría, en palabras de Casado, de ofrecer “un agradecimiento bruto” a estos trabajadores de servicios esenciales, para que no paguen “ni cotizaciones, ni IRPF”. Esto es, “que las personas que están fuera de su casa jugándose la vida también tengan una gratificación por el riesgo que asumen”, insistió el presidente de los populares.

LIQUIDEZ EMPRESAS

Casado enfatizó que desde que gobierna Pedro Sánchez “se han despilfarrado 16.000 millones de euros” con respecto “a lo que se comprometieron a gastar”, que “bien nos vendrían ahora para luchar contra el coronavirus”. “Si prometen liquidez para las empresas, lo que tienen que hacer es que llegue a sus destinatarios. Si no, sinceramente son brindis al sol”, apostilló.

“Por favor, que sean leales y no mientan diciendo que esto es un problema de recortes. Ni son los recortes, porque no los hubo –lo dejamos más saneado– ni tampoco se combaten así las pandemias. Lo que hay que hacer es tener un sector público bien gestionado y con una economía productiva que lo pueda financiar y tener una previsión de dos, tres meses, como el resto de países, para adaptarse a la pandemia”, trasladó.

Ahondó en que hay que “poner todos los esfuerzos para que la gente no pierda el empleo y en que los servicios públicos sociales, sanitarios y de prestaciones no se resientan” en este momento de la crisis, para lo que se antoja necesario hacer “un esfuerzo presupuestario” por parte del Estado y “no matar al sector privado para luego intentar nacionalizarlo”.

En este punto, Casado consideró “curioso de verdad” que desde Moncloa pidan lealtad y unidad cuando están “divididos entre ellos y son desleales con las administraciones autonómicas”. A su juicio, “si se suman la arrogancia, las mentiras y la incompetencia” al final “tenemos un cóctel explosivo”.

ESTADO EXCEPCIÓN

Casado lamentó que Sánchez lleva diez días sin llamarle y urgió al presidente a tomar medidas “eficaces” teniendo en cuenta que “tiene poderes excepcionales” en virtud del estado de alarma con los que ha de resolver “de forma urgente” los problemas derivados de la pandemia del Covid-19. A este respecto, exigió de nuevo que lleguen los equipos de protección a los profesionales y que se realicen “test masivos”.

Recalcó que desde el principal partido de la oposición “no podemos hacer más”, tras prestar su apoyo al Gobierno central a lo largo de los últimos 20 días “votando a favor de decretos de los que no conocíamos ni el contenido y un decreto de alarma cuando está claramente superado”. “Estamos ya en un estado de excepción. El decreto de alarma no prevé en la Constitución por ejemplo la limitación de circulación de personas”, señaló.

Por ende, sostuvo que España está “en un estado de excepción de facto”, con “el Congreso y el Senado cerrados, los medios de comunicación sin poder preguntar y la oposición, además de apoyar al Gobierno, ¿tampoco podemos decirle lo que puede mejorar?”. “Yo creo que la unidad, la responsabilidad y la lealtad no es eso”, sentenció.

Criticó así que el Gobierno central no debata, sino que esté instalado en “un monólogo”, algo que también le afean las autonomías y los agentes sociales. De esta forma, el líder de la oposición se quejó de la falta de interlocución por parte de Sánchez y apuntó al “error” de que no quiera llamarle. “Pero no voy a reclamarlo ni a criticarlo”, apostilló.

(SERVIMEDIA)