Quantcast

Los ministros de Unidas Podemos “en principio” no renunciarán a sus escaños

Los cuatro diputados de Unidas Podemos que han pasado a formar parte del Gobierno no tienen previsto “en principio” renunciar a sus actas, aunque no descartan hacerlo más adelante, en función de cómo funcione el Ejecutivo de coalición.

Así lo indicaron a Servimedia diversas fuentes de la coalición de Podemos, Izquierda Unida, En Comú Podem y Galicia en Común, de los que cuatro diputados tomaron hoy posesión de sus carteras en el Gobierno de coalición con el PSOE.

Podemos aporta al Gobierno a su secretario general y ahora vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y a la ministra de Igualdad, Irene Montero, hasta ahora portavoz del grupo parlamentario en el Congreso.

Iglesias se llevará también como secretaria de Estado de la Agenda 2030 a Ione Belarra, y Montero como secretaria de Estado de Igualdad a Noelia Vera, ambas igualmene diputadas.

IU ha situado a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, también candidata de Galicia en Común, y al titular de Consumo y coordinador federal de la formación, Alberto Garzón. Los Comunes han colocado como ministro de Universidades al independiente Manuel Castells, pero éste no es diputado.

Las fuentes consultadas aplazaron así la decisión final de si Iglesias, Montero, Garzón y Díaz dejarán sus actas y serán sustituidos por los candidatos siguientes en las listas por las que concurrieron a las elecciones generales: Madrid en el caso de los dos primeros, Málaga en el de Garzón y Pontevedra en el de Díaz.

En Moncloa se baraja la posibilidad de pedir a los ministros socialistas que dejen de ser diputados y corran sus respectivas listas a fin de que sus agendas como miembros del Gobierno no les impidan asistir a alguna de las votaciones en el Congreso.

MAYORÍA EXIGUA

La exigua mayoría parlamentaria que sustenta al Ejecutivo y que quedó reflejada en la investidura (167 votos a favor frente a 165 en contra) suscita el temor de que, con que alguno de los ministros no pudiera participar en alguna votación por cuestiones de agenda, el Gobierno la perdiera.

De hecho, Sánchez ya obligó después de la moción de censura de 2018 a que los ministros que tenían acta de diputados renunciaran a ella y dieran paso a los siguientes candidatos, de forma que no se perdiera ningún voto.

Sin embargo, en Unidas Podemos hay quien duda de que Sánchez tenga la intención o incluso la potestad de exigir lo mismo a diputados que no pertenecen al PSOE.

En este sentido, una de las fuentes consultadas llamó la atención sobre la posibilidad de que en algún momento el presidente del Gobierno destituyera a los ministros de Unidas Podemos.

Si así ocurriera, subrayan, la candidatura no sólo se quedaría fuera del Ejecutivo, sino que algunos de sus portavoces más reconocidos se quedarían sin la visibilidad y el escaparate que otorga el Congreso.

Este temor aconsejaría a Iglesias, Montero, Garzón y Díaz mantener por el momento sus escaños a la espera de ir viendo cómo funciona su entendimiento con el PSOE en el Gobierno de coalición.

SERVIMEDIA