Compartir

Los padres de Julen, el pequeño de dos años que perdió la vida tras caer en un pozo ilegal en una finca de Totalán, en Málaga, el pasado 13 de enero, han ofrecido su primera entrevista a ‘Espejo Público’. Cargados de emoción José y Vicki han hablado de lo pasó y cómo tratan de sobrevivir en el día a día, y Victoria, que apenas ha podido hablar, ha contado que fue su corazón quien le dijo que había perdido a su niño  “cuando le dejé de escuchar el corazón me dijo, se me ha ido”.

“Estamos destrozados, intentando sobrevivir” ha asegurado José, sin dejar de tocar en el brazo a Victoria, que, desde que les sacudiera la desgracia, precisa la atención continuada de su marido y apenas ha podido decir que “la rutina que yo tenía con mi hijo, ya no la tengo”.

Sobre aquel fatídico día, José ha recordado que la idea era “pasar un día en familia”, y era la primera vez que acudían a la finca de David Serrano, pareja de su prima y tío del niño. No había nada peligroso en el plan, sino no hubieran ido, ha dicho, y ahora, apuntaba Vicki “no quiero volver a ningún campo, ni comer paella”.

Sin querer entrar en detalles, para no interferir en la investigación judicial, José ha asegurado que la relación con David, en estos momentos “no es ni buena, ni mala, no tenemos”. La separación según ha apuntado, se forjó el día en que su abogado dijo que ellos avalaban el informe que encargó la defensa, en el que se responsabiliza de la muerte del pequeño a la piqueta que utilizaron los efectivos de rescate.

Sobre el informe de la defensa, José ha querido dejar claro que “no apoyo ese informe” y sobre la posibilidad de emprender acciones legales contra David, el dueño de la finca, no ha querido pronunciarse y ha asegurado que eso será decisión de su abogada, Antonia. Ha reiterado, además, que en cualquier caso, esperarán a que concluya la investigación en la que participan como acusación particular, para poder acceder a todo el sumario.

Preguntado sobre las contradicciones sobre si el pozo estaba o no tapado, José no ha querido pronunciarse, pero sí ha puntualizado que “si eso está bien cerrado no hubiera pasado nada”. Ha sido entonces cuando ha recordado que, al llegar al pozo se puso a quitar todo “de los nervios quité piedras que había, intentando entrar”.

 

Una vez más, el matrimonio ha querido mostrar su agradecimiento a todo el mundo por lo que hicieron en su intento de rescatar al niño, y han querido subrayar que de lo único que se han quejado es de la información que les daban durante el rescate, no del trabajo que realizaban”.

Sobre el daño que han podido hacerles desde las redes sociales, o algunos comentarios de “expertos” han asegurado que eso queda en manos de su abogada “siempre hay algún tonto que dice tonterías, pero por suerte, tenemos el apoyo de toda España, y de parte de Europa”.

Preguntados sobre el recuerdo y la imagen más bonita que les queda de Julen, José ha destacado que era “el niño más feliz del mundo, super alegre, siempre con su pelota, siempre me volvía loco”.

Rotos por el dolor, José ha asegurado que a Vicki, que se encuentra en una delicada situación porque no quiere medicarse “amor no le va a faltar nunca”, aunque no creen que puedan volver a sonreír.

Con la mirada puesta en el futuro, José se ha mostrado agradecido por contar con el apoyo de la familia y amigos, y ha dedicado un especial recuerdo por su apoyo emocional a Juan José Cortés. Antes de terminar, y entre las pocas palabras que ha podido ofrecer Victoria durante la entrevista ha querido desmentir que estuviera embaraza: “pero que lo estoy buscando porque le prometí a Julen que le daría un hermanito. Lo estoy buscando”.