Quantcast

La Fiscalía aumenta a 10 años su petición de cárcel para un acusado de agresión sexual

La Fiscalía del Principado de Asturias aumenta a 10 años de cárcel su petición de pena para un acusado de agredir sexualmente a una mujer con la que concertó una cita. Asimismo, solicita que, en el caso de condena, el procesado permanezca en prisión hasta que la sentencia sea firme.

Según indican desde el Ministerio Público, se han modificado este martes sus conclusiones provisionales –respecto a la petición inicial de 7 años de prisión– al término de la vista oral señalada en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, celebrada contra un procesado por agredir sexualmente a una mujer con la que concertó tener sexo a cambio de 120 euros.

De este modo, la petición de condena por el delito de agresión sexual será de 10 años de prisión, con inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 300 metros, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquiera que fuera frecuentado por la misma, y prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio, todo ello durante 11 años, y la medida de libertad vigilada durante 6 años una vez cumplida la pena privativa de libertad.

Además, por el delito leve de lesiones, la Fiscalía pide una pena de multa de 2 meses, con una cuota diaria de 10 euros y responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

De acuerdo al relato fiscal, el procesado, sobre las 7.00 horas del día 11 de diciembre de 2019, concertó con la víctima un servicio sexual, a realizar en el domicilio de él, tras contactar con ella a través de un número que tenía publicado en una página de contactos.

El precio acordado fue de 120 euros, a pagar antes del servicio. Una vez allí, la mujer preguntó al procesado si le podía pagar los 120 euros, dado que en una ocasión anterior, en la que también habían quedado, habían tenido problemas a causa del pago.

El procesado le respondió que no, que le pagaría cuando finalizaran, a lo que ella se negó y pretendió irse del domicilio. Elprocesado se lo impidió, agarrándola por el brazo izquierdo y tirándola sobre la cama, donde la obligó a desnudarse.

Ella se negó y entonces él la abofeteó y le dijo expresiones como: “Tú de aquí no vas a salir, te voy a follar como a mí me gusta”, “Eres una puta y encima me vas a pagar”, “No vales para nada, eres puta igual que todas”, agrediéndola sexualmente mientras la agarraba del cuello y continuaba abofeteándola.

En un momento dado, aprovechando que el procesado se levantó de la cama, la víctima se dirigió hacia la ventana con intención de pedir ayuda, sin que pudiera hacerlo al impedírselo el procesado, el cual volvió a agarrarla y a tirarla sobre la cama, donde continuó agrediéndola para, a continuación, cogerla por el pelo y arrastrarla hasta la cocina. Allí cogió un cuchillo, le dijo que no gritara y le propinó una patada.

AUXILIADA POR UNA VECINA

Ante los gritos de auxilio de la mujer, el procesado cesó en su actitud, aprovechando ella para salir del domicilio con nada más que una cazadora y llamar a la Policía con su teléfono, que se encontraba en uno de los bolsillos de esa prenda. En el portal fue auxiliada por una vecina.

Por auto de fecha 13 de diciembre de 2019, el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo la prisión provisional comunicada y sin fianza del procesado.

Comentarios de Facebook