Compartir

Una mujer sigue ingresada en un centro hospitalario de Ceuta recuperándose de las heridas provocadas por su pareja, un guardia civil que abrió fuego contra ella y después se suicidó.

Los hechos ocurrieron este miércoles en Ceuta, donde la investigación continúa abierta para esclarecer las circunstancias que rodearon al ataque. No había denuncias por malos tratos y los vecinos confirman que hubo una fuerte discusión previa a los disparos.

El agente disparó dos veces a las piernas de su esposa, de 41 años, y luego se quitó la vida con otro disparo en la cabeza.

La mujer se encuentra ingresada en el Hospital de Ceuta fuera de peligro.