Quantcast

Arzobispado de Sevilla plantea normas más restrictivas en municipios

La Secretaría General y Cancillería de la Archidiócesis de Sevilla ha difundido este martes algunas normas concretas para aquellas localidades en las que se han establecido medidas específicas “temporales y excepcionales” por razón de Salud Pública, que afectan, entre otras cuestiones, al aforo permitido en bodas y velatorios.

De tal forma, en dos municipios de la provincia –Écija y Pedrera, con limitaciones de movilidad– y en otras once localidades con determinadas medidas para prevenir el contagio, entre ellas Badolatosa, Casariche, Estepa, Utrera y la capital, se restringe aún más la asistencia a velatorios y a bodas, según el texto elaborado por la Archidiócesis y consultado por Europa Press.

En cuanto a los velatorios, se limitará a un máximo de 15 personas los asistentes en espacios al aire libre o diez en espacios cerrados, y la participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para la cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de 15 personas, además del ministro de culto.

En lo que se refiere a las celebraciones del sacramento del matrimonio y de otras ceremonias religiosas, “el número de participantes quedará limitado a un máximo del 50 por ciento, tanto en espacios cerrados como al aire libre, que deberán permanecer sentados”.

Finalmente, para la realización de las demás actividades pastorales, “no podrá superarse la mitad del aforo permitido y se tendrá como hora de cierre la legalmente autorizada, no pudiendo superarse en ningún caso las diez de la noche”. No obstante, Palacio recomienda la reducción “en lo posible del número de miembros de los grupos y la duración de las actividades, así como el tiempo de permanencia en los locales pastorales”.

ACTUALIZACIÓN NORMAS

La Archidiócesis de Sevilla, además, ha actualizado las recomendaciones hasta ahora aplicadas durante la pandemia. Como norma general, se mantienen las indicaciones ofrecidas el pasado mes de julio, en las que se insta a que durante la celebración de actos de culto religioso “las personas deberán estar sentadas, cumpliéndose en todo caso la medida de distancia interpersonal establecida de 1,5 metros”.

En este sentido, el aforo máximo deberá publicarse en lugar visible del espacio destinado al culto y se recuerda la necesidad de organizar las entradas y salidas a los templos para evitar aglomeraciones. Asimimos, “debe ponerse a disposición de los fieles dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes. Además, es obligatorio el uso de mascarilla, tanto en espacios abiertos como cerrados”.

“Estas disposiciones –insisten desde Secretaría General- son de aplicación en todos los templos y otros locales o dependencias pastorales en la Archidiócesis de Sevilla según lo indicado en el Decreto del arzobispo de 17 de julio de 2020”. Para la organización de actos de culto y actividades pastorales en general, “se tendrá en cuenta que la libertad de circulación de personas está limitada” en el periodo comprendido entre las 23,00 y las 6,00 horas, “con las posibles variaciones que determine la Junta de Andalucía”.

Comentarios de Facebook