Compartir

La Casa Real envió este viernes a Unidos Podemos un acuse de recibo de la carta que ayer este grupo parlamentario envió al Rey Emérito pidiendo que compareciera a petición propia en el Congreso de los Diputados.

El escrito, al que tuvo acceso Servimedia, está firmado por el secretario general de la Casa de Su Majestad el Rey, Domingo Martínez Palomo, y dirigido a la portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados, Ione Belarra, a quien trata de portavoz del grupo, aunque en realidad este cargo lo ostenta Irene Montero, actualmente de baja maternal.

“Señora diputada: me dirijo a usted para acusar recibo de la carta, de fecha 15 de noviembre, dirigida a Su Majestad el Rey Don Juan Carlos por los señores diputados del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea. Atentamente”, reza literalmente la misiva.

Belarra contestó poco antes de las 13.30 a través de un mensaje de Twitter: ·La Casa Real ha recibido nuestra carta. Agradecemos el acuse pero es imprescindible que el Rey emérito nos responda y comparezca en el Congreso. No puede obviar a los representantes de cinco millones de ciudadanos”.


Los diputados de Unidos Podemos enviaron ayer una carta sugiriendo al Rey Emérito que, ante la “serie de informaciones que ponen en cuestión la institución monárquica al relacionarla con tramas de corrupción y de enriquecimiento ilícito”, podría interesarle comparecer en el Congreso, habida cuenta de que el PP, PSOE y Ciudadanos han vetado en la Mesa de la Cámara la constitución de una comisión de investigación sobre sus actividades.

“Creemos que usted tiene derecho a dar su versión con todas las garantías y que el pueblo español tiene también derecho a escucharle”, decía la carta.”Entendemos que el derecho a la verdad es previo al debate acerca de la protección otorgada por la inviolabilidad e irresponsabilidad de la jefatura del Estado”.

Los diputados se declaraban”convencidos de que el ejercicio de responsabilidades en el Estado conlleva obligaciones frente al soberano, el pueblo”, y de que éste tiene “derecho a saber si la jefatura del Estado es una institución idónea para la corrupción, aunque no esté sujeta a ninguna responsabilidad”. Por tanto, el objetivo de la comparecencia que invitan al rey Juan Carlos a sustanciar “sería el de evaluar la idoneidad de la institución monárquica para afrontar la corrupción y para que ninguna institución del Estado haga de la irresponsabilidad un privilegio”.