Compartir

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, mantienen su desacuerdo respecto a un posible pacto o Gobierno conjunto después de la reunión que mantuvieron este martes en Moncloa.

Tal desacuerdo se deduce de las versiones que ambas partes han dado de la reunión, en las que ni siquiera coinciden en el motivo de la disensión. El PSOE lo atribuye a que Iglesias sigue empeñado en un Gobierno de coalición y Podemos a que Sánchez no se ha decidido aún si mirar a su derecha o a su izquierda para sacar adelante la investidura.

Fuentes socialistas indicaron que “ha sido una reunión cordial de una hora de duración” en la que Sánchez le ha trasladado personalmente la propuesta de un Gobierno de cooperación en lo programático, lo parlamentario y lo institucional, con el añadido de incorporar “una comisión de seguimiento al posible acuerdo de gobernabilidad”.

Desde el PSOE lamentan que Iglesias “no ha variado su posición manteniendo su exigencia de un Gobierno de coalición” y “no ha descartado votar en contra de la investidura”. Pese a ello, Sánchez le habría trasladado que se presentará a ella “con o sin apoyos” durante el mes de julio.

Por su parte, fuentes de Podemos dijeron haber constatado que “el PSOE no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura”, y que Iglesias le instó a “decidirse” y le pidió “claridad y certidumbre” al respecto, insistiendo en que “España necesita un gobierno estable y de izquierdas” como los que se han acordado en varias comunidades autónomas.

Respecto a la composición de ese Gobierno, Podemos asegura que no va a “entrar en disputas sobre sillones grandes o sillones pequeños”, pero pide a Sánchez que decida si “mira a la izquierda” para “iniciar, cuanto antes, una negociación seria para lograr un programa social que ponga en el centro los derechos sociales y medioambientales y un gobierno de coalición estable”.