Compartir

El juzgado de instrucción número 23 de Barcelona ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza, para el hombre de 32 años que fue detenido el sábado y que está acusado de un delito de agresión sexual y lesiones contra una portuguesa. Según ‘La Vanguardia’, la víctima continúa ingresada y la investigación continúa abierta.

La decisión judicial llegaba después de que el arrestado fuera examinado por un médico psiquiatra forense que acreditó que podía declarar, pese a que el acusado decidió acogerse a su derecho a no hacerlo.

La violación se produjo con gran violencia el pasado Viernes Santo, en el barrio del Raval, cerca del Museo Marítimo de la Ciudad Condal, y el presunto agresor arrancó la oreja de su víctima de un bocado. Además le seccionó el labio y le rompió un brazo.

Según el atestado que los Mossos d’Esquadra entregaron al magistrado, el individuo fue grabado por las cámaras de seguridad y varios testigos le han reconocido sin dudar; presentaba sangre de la víctima en su ropa y las uñas, y además perdió un botón del pantalón en la escena del delito.

La mujer de 37 años, vecina de Barcelona, continúa ingresada en el Clínic, y se recupera poco a poco de las lesiones sufridas.

Los vecinos del Raval ya habían advertido de la peligrosidad del detenido, de origen marroquí y con numerosos antecedentes. Según informara ‘El Periódico’, arrancó cableado, increpó a vecinos y atacó a agentes de la Guardia Urbana, justo una semana antes de la violación junto a la avenida de Drassanes, en el distrito de Ciutat Vella.