Compartir

Continúan las labores de extinción del incendio forestal declarado ayer a primera hora de la tarde entre los municipios de La Torre de l´Espanyol y Vinebre (Tarragona), donde ya son más de 6.500 las hectáreas arrasadas por las llamas.

La combustión de un vertido de estiércol en una granja, se sitúa como la causa del incendio más probable.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) tiene previsto aumentar este jueves a 220 el número de sus efectivos que trabajan sobre el terreno.

Por su magnitud, este incendio, que afecta a una zona agrícola y a otra de arbolado, es el más importante de los habidos en España este año. Tiene como vector de propagación al viento que, unido a las duras condiciones meteorológicas y a la cantidad de combustible, está complicando su rápida extinción.

Por su parte, el Ejército del Aire ha compartido en su cuenta de Twitter, las imágenes de cómo sus hidroaviones que participan en las labores de extinción recogen agua de un pantano con la que combatir las llamas.

(SERVIMEDIA)