Compartir

Los Mossos d’Esquadra investigan la presunta agresión sexual de un niño de 13 años, con síndrome de Asperger, por varios compañeros de entre 14 y 15 años, del instituto Verge del Roser, de Vallirana (Barcelona). Según ha informado ‘El Caso‘, los menores están en libertad vigilada y no fueron expulsados del centro, aunque “reforzaron las medidas de protección de la víctima”.

El juez que lleva el caso ordenó la prohibición de comunicación de los presuntos agresores con la víctima, pero la defensa del niño pidió también una orden de alejamiento, que finalmente se ha aceptado para tres de ellos.

La madre del pequeño ha relatado en una carta a la que ha tenido acceso ‘El Caso‘, las agresiones físicas y sexuales que sufrióo. En ella cuenta cómo su hijo trataba de ser “invisible en clase” pero le esperaban y al final le llegaron a agredir hasta en 16 ocasiones en “La Pradera”,  una zona poco vigilada por los profesores: “Le hicieron todo tipo de agresiones sexuales, lo pusieron en el suelo como un perro y lo intentaron penetrar y como no pudieron le hicieron violaciones orales (…). Lo obligaban a tragarse el semen, aparte de las ‘pajas’ que tuvo que hacer y le hicieron”.

Junto a las agresiones físicas y sexuales le presionaron para “fumar porros”, y le obligaban a entregarle cosas:  “Le enseñaban un machete y le decían que si no les traía cosas, le harían daño”.

En la misiva, la madre del pequeño cuenta con dolor cómo su hijo no quería vivir y ha denunciado las dificultades que viven los niños como su hijo en el día a día: “En esta sociedad los niños con Asperger tienen que ir a las escuelas ordinarias a secundaria y muchos de ellos sufren acoso escolar, un monstruo que está creciendo cada vez más y las instituciones las tapan escondiendo pruebas y con indemnizaciones”.