Compartir

El abuso de algunos locales de restauración parecer no tener fin. Hace unos meses les contábamos que había un bar en Mallorca que cobraba por los hielos en los cafés.

Esta semana tuvimos conocimiento de otro local en Barcelonaque había cobrado 42  euros por un zumo de piña, otro de melocotón, una Coca-Cola, un Nestea, una limonada y una cerveza.

Pues bien, el descaro parece no ter límite. Ahora también sabemos que hay bar que cobra por las rodajas de limón que pone en los refrescos. En este caso el local está en París.