Compartir

Cada vez es más frecuente que algunas cafeterías cobren a sus clientes por utilizar los baños. Se trata de un ridículo suplemento pero que no suele sentar demasiado bien a quien tiene la urgencia de acudir a uno de ellos. 

Hace unos días conocíamos que un restaurante había cobrado un euro y medio a sus comensales por el uso de los cubiertos. 

 
El último caso nos llega desde Mallorca, donde una cafetería cobra diez céntimos a sus clientes por cada cubito de hielo que sirve. Sucedió hace unos días en 'Es Rebost', cuando dos madrileños se quedaron alucinados al ver cómo en el ticket, aparecía un cargo de 0,10€ por el hielo que les pusieron al pedir un café frio.