Compartir

Agentes de la Policía Nacional han logrado rescatar el cadáver momificado de una mujer que falleció hace cinco años en su casa de Madrid pero que nadie había reclamado.

Fue su sobrina, que vive en Israel, quien dio la voz de alarma al llevar mucho tiempo sin saber nada de ella. Cuando los agentes se personaron en el domicilio de la anciana de 83 años descubrieron que se encontraba en el interior.

El portero de la finca acumulaba decenas de cartas de la fallecida, así como tenía los recibos impagados de la comunidad, pero nunca pensó que hubiera muerto y que estuviera en su interior. Sospechaba que se hubiera marchado al extranjero.

Según ‘El Mundo’ a autopsia reveló en principio que pudo morir de un ictus, descartó cualquier signo de violencia y situó la fecha de la muerte a primeros de 2014.