Compartir

El Tribunal Supremo ha rechazado la petición de Vox para suspender de forma cautelarísima la exhumación y reinhumación de los restos mortales de Franco en periodo electoral, al denegar el argumento de este partido político de que en este momento suponía vulnerar “los principios de neutralidad y legalidad” que debe tener el Gobierno con motivo de los comicios generales del próximo 10 de noviembre.

En su auto, el Supremo da la razón a la decisión del Gobierno y a la Junta Electoral Central, que previamente inadmitió la petición de Vox al entender que no relación fundamento en relación con las competencias” de este órgano.

“Al apreciar que el acuerdo de Consejo de Ministros es ajeno al procedimiento electoral decaen por inconsistencia los argumentos que defienden la extrema urgencia de la medida cautelar que se nos pide”, ratifica ahora el Supremo.

También razona que, si se accediera a la pretensión de suspensión cautelarísima del acto de la Junta Electoral Central en los términos que pide Vox, la Sala estaría obviando las atribuciones que la Ley orgánica 5/1985, de 19 de junio, atribuye a la Junta Electoral Central y la sustituiría indebidamente en el ejercicio de las mismas, desbordando el ámbito de ejercicio de nuestra jurisdicción.

(SERVIMEDIA)