Compartir

Diversos barones territoriales y cargos del Partido Popular cerraron filas este martes en torno a la estrategia del presidente nacional de la formación, Pablo Casado, de no abstenerse para facilitar un Gobierno socialista si es que el líder socialista, Pedro Sánchez, vuelve a someterse a otra investidura tras fracasar en el primer intento en julio.

Así lo trasladaron todos los que fueron preguntados por esta posibilidad a la entrada de la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano entre congresos del PP, marcada por la ausencia de importantes líderes territoriales como Alberto Núñez Feijóo, Juanma Moreno o Alfonso Alonso, que tenían otras responsabilidades en su agenda.

Casado saldrá en rueda de prensa al término de este encuentro con la plana mayor del PP, donde anunciará los nombres de los nuevos portavoces parlamentarios y los cambios orgánicos para esta nueva etapa. En el PP, a falta de confirmación oficial, prácticamente dan por hecho que Cayetana Álvarez de Toledo será la portavoz del Congreso y que en el Senado será Javier Maroto.

Antes de entrar en la sede nacional del PP, Álvarez de Toledo no quiso avanzar nada en este sentido y se limitó a decir que con esta Junta Directiva Nacional comienza “una nueva etapa en el partido”. A la pregunta de si le gustaría recibir este encargo, respondió que “sería un gran honor” y una “responsabilidad”.

La hasta ahora vicesecretaria general de Estudios y Programas, Andrea Levy, que ahora también es delegada de Cultura, Turismo y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, apostó por reforzar los órganos internos del partido para “esta nueva etapa” desde “la moderación, el sentido común” y actuando, sobre todo, con “mucha empatía” hacia los votantes.

Según informaron a Servimedia fuentes populares, Levy seguirá formando parte de la dirección nacional del partido, con un cargo específico adecuado a su responsabilidad como delegada de Cultura, Turismo y Deportes. Casado también hará cambios en la Vicesecretaría General de Comunicación, que hasta ahora ocupaba Marta González, según confirmaron a esta agencia fuentes consultadas.

Pablo Montesinos, otro de los fichajes personales de Casado que podría tener nuevas responsabilidades, adelantó a los periodistas que el discurso del líder del PP será “de presente y de futuro”, sobre todo para “dejar claro ese liderazgo de la oposición” marcado por “la firmeza, la coherencia y el sentido de Estado” de un proyecto “ilusionante” para servir a los españoles.

Recordó que el PP ya ha dejado “claro” que no va a facilitar la investidura de Sánchez ni por activa ni por pasiva y consideró que “la prueba del algodón de cuáles son los aliados de Sánchez la hemos encontrado en Navarra”, con el pacto que permitirá a la socialista María Chivite hacerse con la Presidencia del gobierno foral.

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, alabó la figura de Cayetana Álvarez de Toledo y reiteró que el PP “no puede ser responsable y no puede recaer sobre la conciencia del PP dar lugar a que se conforme un gobierno que dentro de dos meses indulte a los políticos catalanes procesados por dar un golpe de Estado o un gobierno que pegue un sablazo en subidas de impuestos a los españoles”.

Como la abstención del PP para que Sánchez sea presidente está “descartada”, López Miras planteó que antes de ir a nuevas elecciones sería “lógico” que la segunda fuerza en votos, que es “la alternativa”, pueda tener una “oportunidad” de conformar una mayoría que le pueda dar el Gobierno e incluso pueda pedir la abstención del PSOE para ello.

“Lo que no podemos hacer es apoyar un Gobierno que no duda en pactar y acordar con el entorno de la ETA”, valoró la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, aseguró que el proyecto de Casado “va a salir más fortalecido que nunca” de esta Junta Directiva, preparado para cualquier contingencia que se pueda producir, ya sea para liderar la oposición o ganar unas nuevas elecciones.

Seguidamente, el presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, se reafirmó en que el PP “no va a votar una abstención al PP porque es su adversario político”. “La muleta la tiene que buscar en otro sitio, pero no en el PP, que es el oponente político del PSOE”, sentenció.

En términos parecidos se pronunció el senador Fernando Martínez-Maíllo, al decir que el PP “no debe ni puede abstenerse” en una investidura de Sánchez. “No creo que sea ni mucho menos planteable en estos momentos”, trasladó, y enfatizó que el objetivo de su partido ahora es salir de esta reunión con un PP “unido y fuerte”.

Por último, Juan Ignacio Zoido se mostró convencido de que esta reunión servirá para apuntalar la estrategia del PP y “salir más fuertes todavía de lo que estamos” para encarar cualquier escenario político tras el “desastre auténtico” de Sánchez al no concitar apoyos para ser reelegido.