Compartir
Pixabay

El Parlamento Europeo lamentó este miércoles el rechazo del Parlamento de Gran Bretaña al acuerdo alcanzado con la UE para el ‘Bréxit’, aunque descartó que sea una posición final y, por ello, emplazó al Reino Unido a modificar sus “líneas rojas” si desea otro acuerdo para una salida ordenada de la Unión.

Así lo aseguró el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, al inicio de la sesión plenaria que se celebra en Estrasburgo y donde a partir de las diez de la mañana está prevista la comparecencia del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, para exponer su visión sobre el futuro de la UE.

Tajani inauguró la jornada con una referencia al rechazo del Parlamento británico al acuerdo con la UE para el ‘Bréxit’, de cuyo resultado dijo “tomanos nota porque no nos queda más remedio” pero puntualizó que es fruto de “posiciones diferentes” entre los propios representantes del Reino Unido.

A su juicio, es “demasiado pronto para evaluar las consecuencias de la votación” de anoche en Londres pero descartó que ese rechazo constituya “un escenario de no acuerdo” sin vuelta atrás porque la mayoría que tumbó el acuerdo por 230 votos suma “dos mayorías negativas”, una contra el acuerdo en sí y a otra contra la salida sin acuerdo.

Por eso, instó a los representantes británicos a trabajar por “una mayoría positiva” que permita “una salida de solución compartida”. En este sentido, dijo que desde el Parlamento Europeo “estamos dispuestos a ser ambiciosos en nuestras relaciones futuras si el Reino Unido quiere modificar sus líneas rojas” sobre el ‘Bréxit’.

Tajani alabó el trabajo “con inteligencia, moderación y sabiduría” encabezado por el negociador de la UE, Michelle Barnier, en las conversaciones con el Reino Unido para fraguar un acuerdo sobre su salida. A la vista de la votación de anoche, indicó que ahora hay que “seguir trabajando para una hipótesis de salida sin acuerdo” y advirtió de que, en tal caso, los británicos que residen en la UE serán “las primeras víctimas de una salida desordenada”.

Por ello, reclamó “seguir manteniendo la unidad entre estados miembros” que hasta ahora ha demostrado que “en situaciones complicadas existe” y radica en la base de “mantener una política coherente” con las ideas.