Compartir

Este miércoles ha entrado en vigor la nueva Ordenanza de Convivencia del Ayuntamiento de Getafe (Madrid) que obliga a sus ciudadanos a tener que adoptar cambios importantes en sus vidas.

Entre las infracciones graves está comer alimentos que generen residuos de difícil limpieza como son los chicles o las pipas. Aquellos que no cumplan podrían ser sancionados con entre 750 y 1.500 euros.

La situación empeora en el caso de que te pillen consumiendo alcohol en parques o jardines, o aceptando servicios sexuales en la vía pública. En este caso las multas llegan a los 3.000 euros.

La nueva ordenanza también prohíbe las acrobacias en la calle, las actuaciones musicales que no tengan permiso, el juego con balones en los espacios públicos, sacudir las alfombras cuando pase mucha gente por la calle, o limpiar los parabrisas del vehículo en los semáforos.