Quantcast

La tecnología “devuelve a la vida” a un activista gay en el corto ‘Intolerance is still there’

La plataforma ‘Héroes de Hoy’, que tiene como objetivo hacer frente a la intolerancia y la discriminación social, ha empleado tecnología de ‘face replacement’, sustitución de rostro, para “devolver a la vida” al activista gay mexicano Julio Zúñiga en su cortometraje ‘Intolerance is still there’.

El cortometraje, que se ha estrenado este lunes 16 de noviembre con motivo del Día Internacional para la Tolerancia, retrata los disturbios sucedidos en el pub Stonewall Inn, en Nueva York (Estados Unidos), en junio de 1969.

En este establecimiento comenzaron una serie de manifestaciones y protestas contra una redada policial que ahora se recuerdan como la primera ocasión de la historia de Estados Unidos en que la comunidad LGTBI+ luchó contra un sistema que perseguía a las personas por su identidad sexual.

‘Intolerance is still there’ denuncia, además, la historia de Zúñiga, un activista gay mexicano y futbolista de una liga LGTBI+ que murió asesinado en 2017 en México, víctima de un crimen de odio por su condición sexual.

Gracias a la tecnología de ‘face replacement’ (sustitución de cara) y de 3D, la plataforma ‘Héroes de Hoy’ ha logrado “devolver a la vida” a Zúñiga en su cortometraje, a pesar de que nunca estuvo ni en los disturbios de Stonewall Inn ni en el rodaje de ‘Intolerance is still there’, como explican desde la plataforma en un comunicado.

Para que Zúñiga apareciera en el corto, la plataforma extrajo primero datos faciales del activista a través de vídeos y fotografías -algunos caseros- en los que aparecía con herramientas de Inteligencia Artificial (IA) para lograr un modelo digital que se pudiera emplear para sustituir al doble.

Por otra parte, también se capturó la cara del actor que interpreta a Zúñiga, desde distintos ángulos y con distintas expresiones, para posteriormente poder superponer el rostro digital del activista mexicano.

En los planos en los que la tecnología de ‘face replacement’ no lograba una sustitución con la calidad suficiente, la plataforma recurrió a un modelo de cara 3D. Para perfeccionar la integración, también hubo un trabajo de iluminación, a partir de capturas durante el rodaje de toda la luz que rodeaba al actor.

En total, la plataforma tardó alrededor de tres meses en integrar a Zúñiga en el cortometraje.

Comentarios de Facebook