domingo, 9 agosto 2020 22:46

Análisis CrossCode – Un RPG a la antigua usanza

Realmente se echan de menos esos RPGs con vista isométrica al estilo de Secret of Mana o Secret of Evermore. Por suerte están resurgiendo los viejos rockeros del mundo del videojuego con nuevas entregas o entregas inspiradas en viejas obras maestras. Radical Fish Games nos trae un divertidísimo juego de rol que nos rememora la gran época de los 16 bits y que no tiene nada que envidiar a esos titanes del género. Además de en forma digital, el juego ya se puede reservar en su formato físico en la web del propio título: https://crosscode.inin.games/

La historia nos coloca en el papel de un avatar de un juego MMO cuyo nombre es CrossWorlds. El avatar, llamado Lea, está atrapada en este mundo y nuestra misión es llevarla a escapar de este entorno virtual y retornarla hasta la realidad, con su hermano. El argumento está bastante elaborado y realmente nos va llevando por las más de veinte horas que nos ha llevado completar este CrossCode.

Con un toque de 16 bits muy de Super Nintendo, vamos a empezar a jugar tutoriales que nos permiten aprender los conceptos básicos y nos van introduciendo en esta rocambolesca historia hasta que ya nos dejan vía libre e ir nosotros solos a completar la historia sin darnos cuenta de que ya estamos dándole a los botones y utilizando de buena manera todo lo que nos han enseñado en estos tutoriales.

El combate tiene dos vertientes, el cuerpo a cuerpo en el que pegaremos golpes rápidos y combos que quitarán gran vida a los enemigos y el combate a larga distancia. Con el segundo stick apuntaremos y con los gatillos dispararemos a la distancia a los distintos enemigos que nos van apareciendo en el escenario. Deberemos ir recorriendo las numerosas y variadas estancias que componen el juego explorándolas. Pasaremos de estar en un barco a pasar por cuevas, montañas e incluso las famosas mazmorras que tan famosos hicieron a estos juegos.

Tendremos que eliminar a gran variedad de enemigos, una gama variadísima que permite que no se haga repetitivo el seguir viendo nuevas unidades. Otro de los puntos fuertes son los jefes finales, que tan bien implementa, de los que hay bastantes tipos y con unos patrones a cada cual más diferente, algo que de igual manera le aporta mucho dinamismo a este Crosscode y que nos engancha para seguir avanzando y ver qué más sorpresas nos esperan.

Otra cosa que nos ha sorprendido a la hora de la jugabilidad es la defensa, no solo vamos a atacar sin parar, también el juego nos aporta diversas estrategias defensivas para aminorar e incluso evitar el daño tal como esquivar o sacar un escudo, algo que se agradece y que permite que para unos ataques utilicemos un modo y para otros ataques otro modo y así sobrevivir a este juego que entremezcla combate y puzzle.

Ese es otro elemento que destaca y es que Crosscode nos ofrece una buena variedad de acertijos que deberemos ir sorteando y que le dan bastante más variedad al juego para que no parezca que estás haciendo siempre lo mismo. En su vertiente RPG el juego nos aporta un árbol de habilidades que irá mejorando a nuestra protagonista.

A nivel gráfico Crosscode incluye todo el estilo pixelado del os juegos de antaño y que tanto se echan de menos. Además de un bonito estilo artístico, se incorporan algunos efectos que lucen y una banda sonora que sin destacar, tampoco estorba, cumple su cometido. Quizás el punto negro de este juego es que está completamente en inglés y que no hay posibilidad de ponerlo en español. Quizás no importa mucho porque se puede seguir bien, pero debido a las muchas conversaciones que tendremos con los distintos personajes del juego, si que se echa de menos.

CrossCode es una aventura como antaño que nos va a dar muchas horas de diversión. Engancha, nos ofrece acción, puzzles, exploración y todo dentro de una buena historia que nos atrapará desde el principio. Quizás que esté en inglés echará para atrás a algunos, pero os decimos que no os preocupéis si no habláis el idioma de Shakespeare y le deis una oportunidad a este juego, porque sin duda el título de Radical Fish Games merece mucho la pena.

Artículos similares