Compartir

Konami está de enhorabuena ya que cumple años, medio siglo al pie del cañón. Como parte de estos 50 años, la marca nipona está llevando a cabo una reedición de los títulos más icónicos de la saga. El juego que tenemos hoy entre manos, Castlevania Anniversary Collection forma parte de esta campaña y nos trae hasta 8 de los juegos de la mítica franquicia de vampiros que ha creado un género propio.

Como decimos, 8 son los juegos que componen Castlevania Anniversary Collection: Castlevania (NES, 1987), Castlevania II Simon’s Quest (NES, 1988), Castlevania III Dracula’s Curse (NES, 1990), Super Castlevania IV (Super Nintendo, 1991), Castlevania The Adventure (Game Boy, 1989), Castlevania II Belmont’s Revenge (Game Boy, 1991), Castlevania Bloodlines (Mega Drive, 1994) y Kid Dracula (Famicom, 1990).

Con el Castlevania la familia Beltmont inauguraba una época. A pesar de ser de 1987 y con todo lo que eso significa, no es ni de lejos el mejor juego de la franquicia, pero si que pone los cimientos de algo que iba a ser épico. Ya Castlevania II: Simon’s Quest mejora la cosa con el tema de exploración e incluso introduce el formato del ciclo día y noche variando el poder de los enemigos. Destaca aquí su banda sonora de gran calidad.

Castlevania III: Dracula’s Curse sigue mejorando la saga y ya da la oportunidad de poder elegir entre 4 de los héroes protagonistas cada uno con sus habilidades que permitían tomar este juego de una determinada manera o estrategia. Los dos siguientes juegos que son Castlevania de Adventure y Belmont Revenge se lleva a la mítica Game Boy las aventuras de la familia cazavampiros y a pesar de que es el segundo juego el que merece más la pena de los dos, si que se pueden disfrutar y sobretodo en gran pantalla, ya que solo se pudieron jugar en la portátil de Nintendo y nuestra vista lo agradecerá.

Con la entrega para Sega Mega Drive, Castlevania: Bloodlines, se alcanza casi el esplendor gráfico de la colección. Ya mejoran claramente los gráficos y sonidos y se puede disfrutar con este juego más moderno en el que teníamos dos héroes para seleccionar, uno que llevaba un látigo, algo habitual en la saga, o el otro héroe que disponía de una lanza como arma. Pero para muchos el mejor juego de la franquicia de Konami es Super Castlevania IV que es un producto redondo y muy cuidado con gráficos, banda sonora, historia, escenarios, personajes… Sin duda es el juego que más se disfruta de esta colección.

Como extra Konami nos ha regalado en esta colección Kid Dracula, un original juego aparecido para Japón únicamente. Una aventura plataformas en el que nos pondremos en el papel de un Drácula niño. No es nada parecido a los anteriores juegos, tampoco es que sea imprescindible para comprender todo el desarrollo de la historia Belmont, pero si es un curioso juego que deja un buen sabor de boca para cambiar de estilo.

Pero no todo lo que incluye Castlevania Anniversary Collection son juegos ya que en otro apartado podremos encontrar un Ebook consultable desde el propio menú en el que se nos relatará una breve sinopsis de cada juego así como su orden cronológico comentado por los desarrolladores, portadas de la saga aparecida, aunque bien es verdad que todo está en inglés y hay que estar puesto en el idioma de Shakespeare para entenderlo.

En cuanto a la tarea de trasladar los juegos a la consolas de nueva generación, el estudio M2 ha hecho una gran labor incluyendo además varios modos de visualización que cambian la forma de presentación de los juegos incluso mejorando su calidad gráfica y añadiendo marcos de pantalla en según qué entregas. Se ha introducido la opción de guardado, captura de pantalla e incluso grabado de vídeo de nuestras partidas y un alabable menú para poder cambiar entre juegos sin esperas de ningún tipo. Todos los juegos se han mantenido tal cual aparecieron con sus grandes aciertos e incluso sus bugs en determinadas pantallas, míticos ya para quienes conozca la saga.

Castlevania Anniversary Collection es un regalo de Konami por su aniversario y sale además a un precio reducido ideal para que los nostálgicos puedan jugar en su consola o PC como antaño y rememorar viejos tiempos y los novatos puedan disfrutar de los grandes juegos de antes. Es una excelente edición y sin duda recomendable por su alto valor sentimental y su bajo precio de venta.