Quantcast

Semergen ve necesario que la Atención Primaria lidere el cambio del sistema sanitario

Un documento elaborado por la Sociedad Española de Médicos de Familia (Semergen) ha puesto de manifiesto la necesidad de que la Atención Primaria lidere el cambio del sistema sanitario para responder al desafío de la cronicidad en el actual escenario de pandemia por el Covid-19.

En una mesa redonda patrocinada por Boehringer Ingelheim España y celebrada en el marco del 42º Congreso Nacional Semergen, el documento ha sido desgranado por los doctores María Inmaculada Cervera Pérez, Rafael Micó Pérez y María Concepción Fernández Planelles, especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria e integrantes del Grupo de Gestión Sanitaria y Calidad Asistencial de la sociedad científica, encargado de su elaboración.

Durante la sesión, los expertos han asegurado que situar a la Atención Primaria como epicentro del sistema sanitario, invertir en ella como pilar fundamental y dotarla de los medios y recursos necesarios constituye el éxito futuro de la Sanidad.

Asimismo, a lo largo de sus intervenciones, han analizado las pautas de desescalada que proponen en el ámbito de la macrogestión, es decir, las decisiones políticas que competen a las autoridades sanitarias estatales o autonómicas; en el de la mesogestión, decisiones que corresponden a un área o departamento sanitario o centro de salud, y en la microgestión, así como decisiones que afectan a la gestión de la consulta y a los profesionales sanitarios.

En este contexto, el miembro de los Grupos de Trabajo de Cronicidad y Dependencia, Gestión Sanitaria y Medicina Genómica Personalizada y Enfermedades Raras de Semergen, Rafael Micó, ha sido el encargado de exponer las medidas relacionadas con la microgestión que, según ha defendido, deben estar “centradas en el paciente”, especialmente en una época marcada por la pandemia de Covid-19.

A este respecto, ha recordado que más del 80 por ciento del gasto sanitario actual está relacionado con las enfermedades crónicas y que la mayor parte de las personas mayores de 65 años presenta varias patologías crónicas de forma simultánea, de modo que la comorbilidad supone un desafío añadido frente a la necesidad de un nuevo modo de organización del sistema, porque convierte a este sector de la población, al que es preciso proteger de una manera especial, en la diana “más frágil” para el Covid-19.

Como ya se apuntó en una mesa del mismo congreso liderada por la ‘Plataforma Cronicidad: Horizonte 2025’, el doctor ha defendido que la Atención Primaria, el nivel asistencial en el que se realiza el grueso de la asistencia a pacientes crónicos debe liderar el cambio en la organización del sistema sanitario. “Tenemos que aprovechar el capital intelectual, promover la investigación local en los equipos de Primaria e impulsar el cambio de abajo hacia arriba”, ha recalcado.

Según recoge el documento sobre las pautas para la desescalada en Atención Primaria, en el actual escenario pandémico, la gestión clínica debe pivotar sobre los siguientes ejes: la continuidad asistencial, la adaptación a las nuevas tecnologías, el autocuidado del paciente, la calidad asistencial y la coordinación sociosanitaria, la prevención para evitar la hospitalización, la comunicación y la transparencia.

Sobre este último aspecto, Micó ha lamentado que, a menudo, a los profesionales les “falta comunicar mejor” qué hacen en su día a día, porque el paciente debe saber que, además de su agenda normal, tienen un “plus COVID”. “Para garantizar una correcta atención a la demanda y a los enfermos crónicos, desde Atención Primaria pedimos autonomía de agenda, porque necesitamos franjas escalonadas y tiempo para la asistencia domiciliaria, disponer de nuevas y adecuadas tecnologías, seguridad para el profesional y para el paciente en los centros y un espacio de formación e investigación”, ha apostillado.

A estas demandas se suma la petición de sistemas de gestión para que el ordenador les proporcione todos los datos necesarios para el abordaje de cada caso, así como recursos para ser eficientes en la atención comunitaria, porque el paciente es su “razón de ser y la gestión clínica es estar con ellos”.

DESARROLLO DE LA TELEMEDICINA

Por su parte, Fernández Planelles ha sido la encargada de desarrollar las propuestas en materia de mesogestión incluidas en el documento de desescalada, poniendo énfasis en los planes de contingencia de personal y los servicios de Prevención de Riesgos Laborales.

“En el plan de contingencia se tiene que prever un programa de contratación que pueda agilizarse en un momento determinado, e incluso un plan de reubicación de profesionales y de sustitución por módulos en distinto horario para poder proporcionar una asistencia de calidad retribuida de manera correcta”, ha considerado.

Asimismo, ha resaltado que la coordinación y comunicación entre los distintos niveles asistenciales es fundamental para el manejo de una pandemia, por lo que debe existir, en cada área, un comité de expertos que, de manera regular, actualice el conocimiento disponible sobre el tema y se difunda a todos los profesionales.

Entre otras propuestas de trabajo y mejora, los expertos del Grupo de Gestión Sanitaria y Calidad Asistencial de Semergen han recordado la importancia de disponer de pruebas diagnósticas suficientes frente al SARS-CoV-2 para la confirmación de los posibles casos, y también han considerado que es preciso impulsar la telemedicina en los centros de salud con mayor determinación.

“Siempre se ha hablado de la telemedicina como herramienta, pero ha sido esta pandemia la que ha hecho desarrollar de manera más rápida todos los recursos disponibles, aunque debemos mejorar la adquisición de dispositivos portátiles disponibles”, ha manifestado la doctora Fernández Planelles.

Del mismo modo, la coordinadora del Grupo de Gestión Sanitaria y Calidad Asistencial de Semergen, María Inmaculada Cervera Pérez, ha incidido en la importancia de que exista un grupo de expertos liderando la gestión de la pandemia de una forma “transparente y con datos ágiles y en tiempo real para que podamos ir por delante de la ola” y se cuente con un plan de actuación frente a los rebrotes.

Antes de realizar estas demandas, esta especialista en Medicina Familiar y Comunitaria ha puesto de manifiesto las carencias a las que se enfrenta la Atención Primaria en el actual escenario de crisis sanitaria, con trabajadores en una situación límite y consultas masificadas.

Finalmente, y ante esta realidad, ha reclamado, a nivel de macrogestión, una mayor inversión económica, cohesión y calidad asistencial y una apuesta por el cuidado y la motivación del profesional sanitario y la educación y empoderamiento del paciente.

Comentarios de Facebook