Quantcast

Los pueblos más bonitos de Sevilla para una estampa otoñal

Ya es un tópico eso de que “Sevilla tiene un color especial”. Pero, por más tópico que sea, por más que lo hayamos leído y oído miles de veces, no deja de ser cierto. Y Sevilla, esto no suele decirse, es mucho más que la ciudad que se levanta a ambas orillas del río Guadalquivir. Ese color especial que cantaban Los Del Río podemos encontrarlo en muchos pueblos de la provincia sevillana.

Ahora en otoño, estación de la bruma y de las hojas secas, ese color especial es más bien de tonos ocres. Y la provincia de Sevilla es el lugar perfecto en el que pasar un fin de semana de ensueño. Sus coquetos pueblos son una invitación a disfrutar de estos meses previos al invierno. 

Carmona

A solo media hora de la capital sevillana, Carmona es un pueblo que disfrutarán sobre todo los amantes del arte y la arquitectura. Esta localidad cuenta con más de 2.000 años de historia, y son unas cuantas las civilizaciones que han dejado su huella en sus calles.

Carmona es el típico pueblo de aspecto andaluz, con sus callejuelas estrechas y empedradas y sus casas de una sola planta. Su casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural, presenta numerosos atractivos que son de visita obligada. 

Si te acercas a este pueblo, no puedes dejar de conocer la Iglesia Parroquial de San Bartolomé, de San Blas, de Santa María, de Santiago y la Iglesia Parroquial de San Pedro. También merece la pena acercarse a la muralla, a la necrópolis y pasear por la plaza de San Fernando.

Comentarios de Facebook