Quantcast

Por qué escribir a mano te hace más inteligente

Ponte a hacer memoria, e intenta recordar cuándo fue la última vez que escribiste a mano. Seguramente ya ni siquiera escribimos a mano la lista de la lista de la compra. Abrimos una nota en el móvil y allí apuntamos todo lo que necesitamos. No obstante, perder la costumbre de escribir con la mano, como hacíamos en el colegio y muchos aún en la universidad, tiene consecuencias para nuestras capacidades cognitivas más allá de las repercusiones visibles. Esto es, que se nos cansa más la mano al escribir y que la letra nos sale mucho más fea.

Según han ido demostrando sucesivos estudios en los últimos años, mantener la costumbre de escribir a mano está íntimamente ligado a la inteligencia. Aunque los colegios se lanzan cada vez más a instaurar métodos digitales y tecnológicos de escritores, psicólogos y educadores recomiendan hacer exactamente lo contrario. Si no quieres ser cada día un poco menos inteligente, acostúmbrate al menos a escribir a mano la lista de la compra. 

Investigación con imágenes cerebrales

escribir

Hay países, como Finlandia y otras naciones nórdicas, que ya han renunciado a enseñar a sus niños a escribir a mano. Solo la hacen en un teclado o sobre una pantalla. La caligrafía, antiguamente un arte noble y de gran importancia, está pasando a un segundo o tercer plano y siendo sustituida por la tecnología. Y esta transformación no es en vano, pues el cerebro se ve afectado por la forma en que aprendemos estas habilidades. 

Gracias a las investigaciones y a los experimentos con imágenes cerebrales, en la última década ha sido posible empezar a discernir cuáles son los efectos de aprender a escribir a ordenador o a mano. Y lo que dicen los resultados es que la estructura del cerebro se ve completamente afectada. “Es un hecho bien conocido ahora que aprender a escribir con la mano, al mismo tiempo que aprender a leer facilita la lectura mediante el desarrollo de la motricidad fina”, asegura Stanislas Dehaene, director de la Unidad de Neuroimagen Cognitiva de la organización francesa INSERM-CEA.

Comentarios de Facebook