Quantcast
lunes, 30 noviembre 2020 12:52

Lucas transforma en tragedia el cuento de hadas del Ajax

El Tottenham Hotspur ha firmado una machada histórica en el Johan Cruyff Arena al doblegar al Ajax de Ámsterdam por dos dianas a tres en el duelo de vuelta de las semifinales de la Champions League, donde el auténtico protagonista de la noche ha sido Lucas Moura. El brasileño ha firmado un hat-trick que pasará a la posteridad de la competición en uno de esos encuentros envueltos de magia que el deporte rey nos depara cada año.

Salieron los holandeses muy enchufados para hacer válida la renta mínima lograda en Inglaterra (0-1), lo que se materializó en el tanto inicial de un Matthijs de Ligt a quien los rumores apuntan a que se unirá al FC Barcelona de la mano de su inseparable Frenkie de Jong. No obstante, el cuadro dirigido por Mauricio Pochettino estuvo muy cerca de nivelar la contienda acto seguido a través de Son Heung-min, pero en esta ocasión el disparo del surcoreano fue repelido por la madera.

La locura se iba a desatar entre la parroquia del Ajax en el minuto 35 del primer acto, instante preciso en el que tras una magnífica acción colectiva, triangulando como los ángeles, Hakim Ziyech batió a Hugo Lloris con un zurdazo inapelable que acercaba a los hombres de Erik ten Hag a la gran final del próximo sábado 1 de junio del Wanda Metropolitano (Madrid).

El técnico argentino del Tottenham decidió reestructurar sus piezas en el terreno de juego, lo que propició que apostara por Fernando Llorente después del entreacto. El pamplonica fue uno de los héroes de los londinenses en la vuelta de los cuartos de final en el Etihad Stadium frente al Manchester City al transformar el 4-3, por lo que fue recompensado con la intención de darle la vuelta a la tortilla en Holanda.

La remontada inglesa era complicada, pero no imposible. Si no, que le pregunten al Liverpool tras el repaso del pasado martes en Anfield ante el Barça (4-0). Lucas Moura convertiría el primero de sus tres goles después de realizar una jugada extraordinaria con Dele Alli, uno de los hombres que más ha brillado en el escenario que soñaba con homenajear a la leyenda que lleva su nombre: don Johan Cruyff.

El segundo zarpazo del extremo carioca llegaría a falta de media hora para concluir el envite, cinco minutos después de recortar distancias en el luminoso. En esta ocasión, André Onana evitó de forma milagrosa el empate de Fernando Llorente con una intervención antológica (con algo de fortuna). Aun así, la falta de entendimiento con Lasse Schöne propició que el esférico quedara dividido en el área local, algo que aprovechó Moura para batir al canterano culé y nivelar el choque (2-2).

En ese preciso instante, el duelo se convertiría en un intercambio de golpes con un ritmo frenético y vertiginoso. Un encuentro de ida y vuelta, a tumba abierta, término que se acuña con gran facilidad en el argot futbolístico. Tópicos a un lado, un partido precioso y espectacular para los incondicionales de este fabuloso deporte. El Ajax dispuso de varias incursiones al área de Lloris, siendo Ziyech el mejor de los suyos, especialmente con un golpeo que se estrelló con el poste de la meta del galo.

No obstante, la gloria tenía nombre y apellido: Lucas Moura. Después de un nuevo paradón de Onana, esta vez a Jan Vertonghen a la salida de un córner, cuyo remate tras el rechace fue despejado por la zaga local en la línea de gol, llegaría la jugada que cambiaría el curso de los acontecimientos para siempre. Con el tiempo prácticamente cumplido, Llorente, el hombre boya, amortiguó el esférico para Dele Alli, quien filtró un pase al hueco sensacional para que Lucas batiera en tercera y definitiva instancia a un Onana que nada pudo hacer para impedir que la pelota perforara el fondo de la red de su portería.

Trágico y cruel desenlace para la historia de amor del Ajax con la Champions League en la presente edición. Pese a todo, la hinchada holandesa puede estar más que orgullosa de sus jugadores, quienes, guiados por un excelso director de orquesta como Ten Hag, han sido capaces de noquear al vigente campeón del torneo (Real Madrid) y a la Juventus de Turín (Cristiano Ronaldo). Por su parte, el Tottenham Hotspur de Pochettino avanza a la finalísima del 1 de junio en Madrid, donde se verá las caras con el Liverpool de Jürgen Klopp. Nueva final inglesa en la Champions. El precedente data del año 2008, cuando Chelsea y Manchester United midieron sus fuerzas en Moscú. ¿Quién saldrá vencedor en la capital de nuestro país?

Comentarios de Facebook