martes, 22 septiembre 2020 2:56

Jordi Bertomeu cree que hubiera sido injusto retomar la Euroliga

El director ejecutivo de la Euroliga, Jordi Bertomeu, ha explicado que la salud de los jugadores y la integridad de la competición fueron los argumentos “fundamentales” de optar por cancelar esta temporada, afectada por el coronavirus, y con el objetivo de no “poner sombras sobre el campeón” ante posibles desajustes deportivos.

“Si unos equipos han podido entrenar mes y medio y otros no pueden salir de casa, llegarían en situación muy dispar y no ayuda a la integridad de la competición. Los equipos no estarían en igualdad de condiciones. No podemos poner sombras sobre el campeón de la Euroliga”, señaló el director ejecutivo de la Euroliga.

IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

Cree que ningún equipo debería verse “penalizado” por la pandemia en detrimento de otros equipos que, por la situación en su país, hayan podido entrenar más y preparar mejor la competición. “En una situación así nadie debería ser penalizado, y nadie puede ser recompensado”, manifestó.

Pese a que la intención era terminar la Fase Regular, y aunar ‘play-offs’ y ‘Final 4’ en un mismo lugar, la evolución de la pandemia llevó a la Euroliga a cancelar esta temporada, declararla desierta, con el visto bueno de sus clubes y jugadores.

Y es que Bertomeu se negó a tomar una solución similar a la de la ACB con la Liga Endesa, de clasificar a ciertos clubes para el ‘Play-off’ sin terminar la Liga Regular.

“Había expectativas de muchos clubes cuando suspendimos el 12 de marzo, muchos con opciones de entrar al ‘Play-Off’, no veo con qué argumento se puede beneficiar a unos en detrimento de otros. Pero es mi análisis, que no es extrapolable a otras competiciones. La decisión de la ACB, en el caso de la Euroliga, hubiera afectado a su integridad”, comparó.

Añadió que cada Liga y competición debe tomar sus decisiones. “La ACB sabe mejor que yo cuál es su mejor resolución para la Liga. Nosotros nunca nos planteamos esto, no podíamos terminar con un grupo de clubes distinto al que empezamos, porque afecta a la integridad de la competición”, reiteró.

Por otro lado, Bertomeu reconoció que habló con jugadores de la Euroliga y que le mostraron su deseo de jugar, si bien el sindicato de jugadores celebró y apoyó la cancelación de la temporada. “Había riesgo de lesión muy alto, que no rindieran al nivel que ellos quieren rendir. Todos los jugadores, hasta 38, con los que hablé querían jugar, pero era un riesgo objetivo”, desveló.

LA NBA

En cuanto a la NBA, que también finalizará pero fuera de sus fechas habituales, finalizando la siguiente campaña en julio, opinó que podría trastocar los planes de los clubes de la Euroliga.

“La NBA tiene unas libertades y una flexibilidad que nosotros no tenemos. No deben combinar sus calendarios con ligas nacionales, pueden terminar la temporada siguiente en julio. Tienen otra política, otro tipo de negocio. La NBA tiene una flexibilidad que en Europa nadie tiene”, lamentó.

Hoy día la NBA es el factor condicionante del baloncesto a nivel mundial, ponen unas reglas que nos repercute en todo. Ese calendario nuevo, como consecuencias de retrasar temporada, en fichajes, jugadores libres, ligas de verano, nos afectará y aún es pronto para valorar si va a ayudar, o no. Pero estoy seguro que va a impactar en la confección de los equipos”, sentenció.

En cuanto a tener público en las gradas la próxima temporada, cree que se podrá valorar en Navidad de este año. “En algunos países quizá podamos jugar con público, quizá con la mitad del pabellón lleno. En otros no habrá público hasta mitad de temporada. Lo veremos de aquí a Navidad, es la previsión que estamos haciendo”, manifestó.

También valoró la relación entre la Euroliga y la FIBA, y se mostró dispuesto a solucionar los problemas entre ambas entidades. “Tenemos modelos distintos en la cabeza, pero hace años que no considero que tengamos una guerra con FIBA. Ha habido un cambio de gestión en FIBA y tenemos una mayor sensibilidad de los problemas, y tenemos una oportunidad de resolverlos, deberíamos haberlo hecho antes y no se hizo por culpa de todos, también de la Euroliga. Estamos disponibles para solucionarlo con FIBA”, se sinceró.