sábado, 26 septiembre 2020 7:06

El fichaje de Koeman si Messi sale por la puerta de atrás

Clase de “morrón” está atravesando Ronald Koeman, el técnico neerlandés, llegó al Barcelona para ser el malo de la película y taparles todas las guarradas que está ejecutando Josep María Bartomeu para poder hacer de las suyas antes de salir la temporada que viene.  El “presi” le  deja el trabajo sucio a su nuevo entrenador, mientras él maquina como poder vender a Messi y así llegar con todos los avales cuando asuma la nueva junta directiva que llegase a ganar los comicios que están pautados para marzo.

La temporada está por comenzar. Koeman ya despachó a Luis Suárez y por ello sin tener la seguridad de que esté Messi ya le ha pedido a la directiva la contratación de un nuevo delantero. Lo ilógico del asunto no es pedir un ariete, lo incongruente es que el jugador seleccionado tiene 32 años, pero hay que acotar que terminó la temporada encendido, siendo el máximo goleador de la Liga de Campeones con 15 tantos.

Pues sí, el atacante que quiere Koeman no es otro que Robert Lewandowski, el polaco es el elegido para suplir a Luis Suárez, quien fue el primer descarte oficial del nuevo entrenador culé. El otro que ya tiene la carta de salida es Arturo Vidal, pero el cuerpo técnico quieres asegurar un delantero que haga sociedad hipotéticamente con Messi, si es que le convencen para seguir, que hoy por hoy parece más que complicado.

El problema para Koeman son 60 millones

La ilusión de Koeman cuesta 60M€, una cifra que parece poca por un jugador con la calidad del polaco. El problema es que se sale del tercer goleador histórico por su irregularidad en los dos últimos años, más las lesiones, para que se piense por el ariete del Bayern Múnich, club que de seguro pondrá muchas trabas para que se dé las negociaciones. No solo eso, ya que se ha tenido problemas económicos para poder ejecutar la compra de Lautaro Martínez, quien era el elegido para suplir al uruguayo y ahora se apuesta por otro más viejo y más complicado de concretar.

Estos disparates son los que tienen molesto a Messi. Esto lo sabe Koeman, pero el técnico tulipán sabe que no hay dinero. La directiva tiene que vender primero para comenzar a comprar y por ahora no hay nada en concreto con las ventas de Coutinho, Rakitic, Suárez, Vidal, Junior Firpo y otros jugadores que no tienen cabida en el nuevo proyecto deportivo.

Lo que es una realidad es que Messi tiene un pie fuera. La noticia de saber que no jugará con Suárez adelantó sus intenciones de marcharse. Por ahora todo apunta al Manchester City, pues para el argentino no está pensado irse al PSG, la otra alternativa sería el Inter, pero el Barcelona reclamará un monto que no baje de los 250 millones de euros como mínimo, aunque la salida del crack culé se haya tasado en los 700 “kilos”. Las últimas noticias que se han generado es que Bartomeu quiere una reunión con el mítico jugador para persuadirlo a que se quede.

La situación tiene a Koeman preocupado ya que abandonó la selección de los Países Bajos para cumplir su sueño de ser el primer entrenador del club donde consiguiera los mayores logros de su carrera y simplemente no quiere salir por la puerta de atrás con un fracaso deportivo de tamaño mayúsculo, por eso su urgencia de poder contar con Robert Lewandowski.