Compartir

El CSKA de Moscú se ha proclamado campeón de la Euroliga en la final four de Vitoria después de derrotar a Anadolu Efes Istanbul por 83-91 en el Fernando Buesa Arena. Los pupilos de Dimitrios Itoudis logran, de este modo, la octava corona en la historia de la entidad rusa.

Comenzaron muy fuertes los moscovitas, ya que lograron una renta de nueve puntos de diferencia (20-29) a la finalización del primer cuarto. El acierto desde el perímetro, especialmente de Cory Higgins y Will Clyburn, que, a la postre, sería designado MVP de la final four de la Euroliga, permitió que la distancia ascendiera hasta los 12 puntos.

No obstante, Shane Larkin, viejo conocido de la parroquia de Baskonia, volvió a tirar de galones y jerarquía para echarse el equipo a la espalda y acercar a Efes en el luminoso justo antes del descanso (42-44). Parecía que CSKA volvía a poner tierra de por medio en el tercer parcial, pero un arreón de los turcos, comandado por enésima vez por Larkin, permitió que los de Ergin Ataman soñaran con el título hasta el final.

El problema fue que el ex de los vitorianos anduvo realmente solo durante casi toda la contienda, ya que Vasilije Micić, su mejor socio en la cancha en el meritorio triunfo del pasado viernes ante Fenerbahce, no tuvo su noche más afortunada contra CSKA. Triunfo muy merecido para los de Moscú, pese a la polémica surgida en la semifinal frente al Real Madrid, y un nuevo entorchado para un representante de nuestro país: Sergio el ‘Chacho’ Rodríguez.