Compartir

Una madre de origen francés ha demandado a un fabricante de leche en polvo después de que su bebé vomitara un gusano de varios centímetros tras una toma, informó la gendarmería gala.

Los hechos se han producido después de que otra madre denunciara a la misma marca, Gallia, tras encontrar una larva viva en el producto.

La madre presentó la denuncia en una comisaría Saint-Malo, al norte de Bretaña . “En noviembre, su hija de tres meses tenía fiebre”, aseguraron fuentes policiales. “Vomitó un gusano de unos seis o siete centímetros de largo”, continuaron.

Según el testimonio de la mujer, llevó a analizar el insecto y los especialistas confirmaron que se trataba de un gusano parasitario. Se sospecha de un tercer caso similar en la región el suroeste.

Por su parte, el fabricante espera los resultados de su investigación interna. “Varias hipótesis podrían explicar la presencia de un insecto”, incluidas condiciones de transporte o almacenamiento deficientes, expresaron en un comunicado recogido por el diario francés ‘Ouest France’.