Compartir

La tragedia estuvo a punto de consumarse el martes en una de las estaciones de la línea D del suburbano de Buenos Aires (Argentina). Sólo la pericia del conductor evitó que una mujer muriese atropellada por el convoy, informa ‘Clarín’.

Una cámara de seguridad de la estación de Pueyrredón grabó el momento en el que uno de los pasajeros que esperaba en el andén perdió el conocimiento, y cuando cayó al suelo arrastró sin querer a una mujer hacía las vías. La mujer se desvaneció como consecuencia del impacto, segundos antes que el tren hiciese su aparición.

El resto de pasajeros, al advertir del peligro, comenzaron a avisar al maquinista haciendo gestos con sus brazos para que detuviera el vagón, que finalmente quedó a unos metros del cuerpo de la mujer impidiendo la desgracia.