Compartir
Pixabay

Un hombre que estaba cavando la tumba de su hija, un bebé fallecido al nacer, encontró a otro bebé con vida enterrado en una urna de barro. El hallazgo se produjo el jueves, en el estado septentrional de Uttar Pradesh, en la India.

“Había ido a enterrar a su propia hija y estaba excavando la tumba cuando su pala dio con una vasija de barro”, explicó el lunes, Shailesh Kumar Pandey, superintendente de Policía de la ciudad de Bareilly.

En el momento del descubrimiento, el hombre alertó a uno de los guardas del cementerio, que al examinar la urna descubrió a la recién nacida con vida y la trasladó a un hospital de la localidad.

“La condición de la niña ha mejorado mucho”, aseguró Pandey. 

Las autoridades han iniciado una investigación para identificar a la pequeña y localizar a sus padres. El hombre que descubrió a la bebé había perdido a su propia hija minutos después de que ésta naciera prematuramente, informó por su parte la agencia ‘PTI’.

Aunque se desconocen los motivos por los cuales el bebé estaba enterrado, en la India la práctica de los abortos selectivos y feticidios femeninos está muy extendida.

La ley india penaliza este tipo de abortos e impide a los médicos revelar el sexo de los fetos, precisamente para poner freno a esta práctica, aunque los estudios clínicos prenatales siguen practicándose clandestinamente.