Compartir
Pixabay

Un joven de 17 años originario del estado de Nevada (Estados Unidos) recorrió 400 kilómetros en compañía de su madre hasta un hospital en Utah con un agujero en su mandíbula y varios dientes rotos después de que un cigarrillo electrónico le estallase en la boca.

“La gente debe saber que este tipo de dispositivos pueden hacer explosión en el bolsillo o en la cara”,  aseguró la doctora Katie Russell, del ala de traumatología del Primary Children’s Hospital, la primera persona en atender a la víctima, en declaraciones recogidas por la ‘CNN‘.

El joven explicó a los especialistas que su vapeador había estallado cuándo lo tenía en la boca. Los médicos tuvieron que reconstruirle parte de su cara.

Dr. Katie Russell

No está claro la marca del cigarrillo electrónico que utilizó el chico, pero un estudio publicado en 2018 registra más de 2.000 incidentes de similares características ocurridos entre 2015 y 2017.