Quantcast

Cómo hacer riñones al vino blanco que te chuparás los dedos

Anteriormente era muy común escuchar de algunos platillos que eran preparados a base de lenguas, panza, corazón o inclusive cerebro, aunque hoy en día los platillos a base de vísceras ya no son tan frecuentes en los restaurantes. Es por ello que si se te antoja uno de estos platos, hoy te traemos una receta para preparar riñones al vino blanco para que te chupes los dedos.

Son varias las razones por las cuales actualmente ya no se consumen tanto las viseras, entre ellas se encuentra el desarrollo económico y social en distintos países, lo cual ha comenzado a permitirle a la población la opción de escoger o descartar aquellos alimentos que quizás ya no resulten tan agradables a la vista y al gusto.

Sin contar que aún persiste la idea de que alimentos como los riñones o el hígado, los cuales se encargan de filtrar las toxinas del organismo de los animales, aún puedan contener alguno de estos agentes y contaminar a las personas.

Ingredientes

Riñones de ternera crudos
  • 1 cebolla.
  • 2 unidades de riñones de ternera.
  • 3 dietes de ajo.
  • 50 mililitros de aceite de oliva
  • 125 gramos de mantequilla.
  • 200 mililitros de vino blanco seco.
  • 200 mililitros de vinagre
  • Perejil.
  • Sal.
  • Pimienta.

Preparación

Preparación de los riñones
  1. Primeramente lava los riñones con agua y sal. Al estar completamente limpios, quítales el tejido que los cubre junto con la grasa, para después cortarlos en finas rodajas.
  2. Una vez limpios y troceados, deja remojar los riñones en el vinagre por unos 30 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, sácalos y déjalos escurrir.
  3. Mientras tanto, en una sartén, puedes derretir la mantequilla con un poco del aceite de oliva a fuego bajo.
  4. Después agrega los riñones y dóralos por unos 2 minutos para después retirarlos de calor.
  5. En un colador deja los riñones mientras que le añades el resto de la mantequilla a la sartén junto con un poco más de aceite. Pica la cebolla y muele los ajos, para después sofreírlos.
  6. Una vez tu sofrito se haya vuelto transparente, añade los riñones de nuevo a la sartén y espolvorea con sal y pimienta al gusto, para después agregarle el vino blanco y unos trozos de perejil.
  7. Deja que todo se integre hasta que hierva y finalmente la salsa se reduzca.
  8. Finalmente puedes servir tus riñones al vino blanco con un puré de patatas o algún otro acompañante de tu preferencia.

Puedes agregar un poco de maicena a la salsa en caso de que crear que esté muy líquida.

¿Son buenas las vísceras?

Por qué comer vísceras

Desde un punto de vista medioambiental y económico, comer estas partes implica un aprovechamiento completo del producto animal, nada se perdería. Por ello sería menos la cantidad de recursos naturales y económicos  agotados, se reducirían los niveles de gases invernadero, la contaminación por pesticidas y el transporte.

Además de que la nutrición será más completa ya que aprovecharías de todos los beneficios de estos alimentos, en particular si se padece de una enfermedad autoinmune como la psoriasis, lupus, la artritis, hipotiroidismo entre otras más

Propiedades de los riñones

Beneficios de los riñones  las vísceras

Es habitual que en estos productos se consigan altos niveles de agua, lo cual los hace posee bajas calorías, además de que no poseen casi grasa. El riñón de cordero es por su parte, como la mayoría de las vísceras, una increíble fuente de proteínas como de diversas vitaminas pertenecientes a los grupos A, B, D, E, K y minerales como el zinc, el cromo y el hierro.

Las vísceras proveen de una gran cantidad de beneficios que están recomendados para mejorar la salud de las personas, en especial aquellas con el sistema digestivo dañado.

Entre algunos beneficios de estos alimentos están:

  • Tienen altos niveles de glicina, el cual es un aminoácido que es fundamental para la regeneración de tejidos, el funcionamiento de las articulaciones, la protección del sistema digestivo y las barreras intestinales.
  • Poseen altos niveles de hierro.
  • Fomentan el aumento de la masa muscular y el crecimiento del cabello y las uñas, además de otorgarle elasticidad y brillo a tu piel.
  • Aportan colina, un nutriente especial para el mejoramiento de las funciones cerebrales, las conexiones nerviosas, y el cuidado del hígado.
  • Previenen la anemia.
  • Ayudan a superar deficiencias de micronutrientes.
  • Fomentan la secreción de serotonina y melatonina al portarle a tu cerebro unas buenas dosis de triptófano.
  • Mejoran la salud de tu corazón al aportar grandes cantidades de Coq10, el cual es esencial para mantener sano a tu corazón y aportar un efecto antioxidante.

Las vísceras y las enfermedades autoinmunes.

El lupus y otras enfermedades autoinmunes

Además de todos los aportes y beneficios mencionados con anterioridad, los órganos mejoran la salud de aquellas personas que padecen de alguna enfermedad autoinmune, pero para ello también necesitará cambiar cosas como su estilo de vida y alimentación.

La glicina, es un componente fundamental para regenerar los tejidos, sanar heridas, desinflamar tejidos o reparar los vasos sanguíneos. Lo cual hace que una dieta basada en estos alimentos sea crucial para mejorar la salud de aquellos pacientes que sufren alguna de estas enfermedades.

¿Qué tal te ha parecido este plato de riñones?

Artículo anteriorAsí se hace un alioli con leche
Artículo siguienteQué es Canva
Comentarios de Facebook