miércoles, 23 septiembre 2020 8:41

Baleares fija en un 75% el aforo máximo para bares y restaurantes

El Govern balear ha fijado en un 75% el aforo máximo en interior y exterior para bares y restaurantes con capacidad para 50 personas y en un 50% para el resto de establecimientos, con el objetivo de hacer frente al aumento de contagios por coronavirus en las islas.

Así lo ha señalado este viernes la portavoz del Ejecutivo autonómico, Pilar Costa, quien ha explicado que la resolución adelantada el miércoles finalmente permitirá un aforo superior para los bares de menor capacidad.

La resolución, que incluye nuevas medidas para hacer frente a la pandemia de la COVID-19, se ha publicado este viernes en el Boletín Oficial de Baleares (BOIB). Las restricciones que afectan a aforos en bares y restaurantes entrarán en vigor este próximo lunes, mientras que el resto están vigentes desde el momento de la publicación.

Costa ha especificado que las multas por incumplir las nuevas restricciones –como la de no fumar en espacios públicos– son las ya fijadas en el decreto que regula el régimen sancionador, es decir, que van de los 100 a los 3.000 euros en las infracciones leves.

Con esta resolución, el uso de la mascarilla es obligatorio para las personas de más de 6 años en la vía pública, así como en bares y restaurantes mientras se espera el pedido. Esta obligatoriedad también se extiende a los centros de trabajo exceptuando los espacios abiertos con distancia interpersonal. En cuanto a los espacios cerrados de trabajo, no se llevará mascarilla en caso de que haya una separación física.

Respecto a las reuniones sociales o familiares, se limitan a 10 personas como máximo. Asimismo, en los velatorios se reduce el aforo a las 30 personas al aire libre y 15 en espacios cerrados, mientras que en ceremonias el máximo será de 125 al aire libre y 75 en espacios cerrados.

Además, el aforo será del 50% en casas de juegos y apuestas y se prohíbe la actividad en los clubes de citas.

EL GOVERN PIDE “EXTREMAR” LAS PRECAUCIONES

Costa ha insistido en la necesidad de que la población “extreme” las precauciones para frenar el aumento de casos. “El Govern toma estas medidas para encontrar este equilibrio entre el derecho a la salud y salvar vidas y lo que es la actividad económica”, ha señalado.

En este sentido, ha pedido la colaboración de todas las instituciones y administraciones, incluido el Gobierno central, para hacer cumplir estas nuevas medidas y ha resaltado que el propósito de éstas no es recaudatorio, sino hacer que se cumpla con la normativa.

Respecto a las multas que se impondrán, la portavoz del Govern ha insistido en que “habrá que ver cada caso concreto”. “No es lo mismo si un agente te advierte de un incumplimiento por primera vez, que si nos encontramos ante casos de reiteraciones o de desobediencia”, ha explicado.

Asimismo, ha recordado que dependiendo de la evolución de la pandemia “están encima de la mesa todas las medidas posibles y todos los escenarios posibles”.

Por último, ha incidido en la importancia de “que se estrechen los círculos” de personas con las que se reúne la población, así como evitar realizar salidas o viajes si no es necesario.