Torrijas saladas: así puedes prepararlas si no te gusta el dulce

Las torrijas es uno de los platos más tradicionales de nuestra cocina, sobre todo cuando se acerca la Semana Santa, la cual está al caer. Por eso mismo, muchos están frotándose las manos ante la avalancha de torrijas que va a poder echarse a la boca, un verdadero manjar para los más golosos que además puedes encontrar en un buen número de variedades diferentes: clásicas, bañadas en vino, rellenas de crema, de autor, etc.

Sin embargo y como todo, hay personas a los que no les gustan especialmente ni las torrijas ni ningún otro postre porque, sencillamente, no disfrutan con los platos y las recetas dulces. Entonces, ¿no pueden disfrutar de las torrijas? ¡Por supuesto que sí!

Descubre una receta de torrijas saladas de chuparse los dedos, una receta muy fácil de preparar y con la que seguro que consigues sorprender a tus seres queridos.

La elaboración, muy sencilla

2 8

Para elaborar las torrijas saladas, lo primero que debemos hacer es colocar el tomate triturado (previamente pasado por un colador) en un recipiente y sobre él vamos colocando las rebanadas de pan de cierto grosor para que se vayan empapando del tomate. Luego las dejamos unos por cada lado hasta que el pan haya absorbido bien el tomate.

Después, ponemos a calentar una sartén o una plancha y, cuando esté lo suficientemente caliente, vamos tostando las torrijas durante unos tres o cuatro minutos por cada lado. Y no te preocupes si el exterior se quema un poco porque la da un sabor especial a las torrijas.