Quantcast

Mala alimentación: comidas que no debes probar si quieres evitar la depresión

Existe una relacion entre la mala alimentación y la depresión. La depresión es una patología de origen psicológico, pero se ha demostrado que existen múltiples factores que pueden incidir en ella, la alimentación por ejemplo, puede agravar de manera significativa los síntomas o al revés, puede evitarlos, aunque obviamente no es suficiente para tratarla.

Y es que el cerebro depende para su funcionamiento del suministro de glucosa, de hecho se ha demostrado que las personas que sufren de depresión son vulnerables a los cambios en los niveles de glucosa en sangre. Cuando consumimos alimentos con altos niveles de azúcar, se produce un pico en la glucosa, para contrarrestar este pico el organismo genera una respuesta hormonal que cuando baja el pico de la glucosa, hace que aparezcan síntomas como el cansancio, la irritabilidad y la depresión. Por esta razón es fundamental mantener un balance en la cantidad de glucosa que consumimos.

La depresión es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo actualmente, con frecuencia es bastante difícil de diagnosticar, se calcula que existen en el mundo más de 250 millones de personas que la padecen, es la segunda causa de muerte en los jóvenes entre 15 y 29 años después de los accidentes, la depresión es una enfermedad que puede provocar la muerte, por lo que si podemos evitarla eliminando algunos alimentos de nuestra dieta, merece la pena intentarlo.

A continuación te contamos cuales son los alimentos que no debes consumir si quieres evitar los  síntomas de la depresión.

Mala alimentación y depresión. Alimentos que debemos evitar: Alimentos con alto contenido de azúcar

Alimentos con alto contenido de azúcar
Alimentos con alto contenido de azúcar

Cuando consumimos alimentos con alto contenido de azúcar, se producen reacciones químicas en el organismo que terminan produciendo inflamación, esta inflamación a largo plazo puede llegar a generar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, pero además se ha comprobado que en los casos de personas diagnosticas con depresión, el nivel de inflamación producida por el consumo de azúcar es bastante elevado.