Las enfermedades que tenía Winnie The Pooh

Winnie The Pooh es un ser ficticio. Se convirtió en uno de los personajes más adorados por los niños gracias a las novelas de Alan Alexander Milne. El autor se inspiró en una osezna del zoo de Londres, Winnie. El animal acabó teniendo una gran amistad con el hijo de Milne, Christopher Robin. La serie de cuentos que publicó obtuvieron tal éxito que la compañía Disney acabó comprando sus derechos de imagen.

Lo curioso de la historia de Winnie The Pooh no es la trama, sino los rasgos psicológicos de los personajes que habita el Bosque de los Cien Acres. Tras numerosos estudios sobre estos cuentos infantiles, se ha demostrado que tanto Winnie como sus amigos tenían una psicología compleja, algo aparentemente a los ojos de cualquier niño. Veamos algunas de las enfermedades que tenía Winnie The Pooh. 

Bosque de los Cien Acres

Bosque-Cien-Acres 

Es el lugar donde se desarrolla toda la acción. Las historias de Winnie y sus amigos tienen lugar en este mágico mundo. Por lo anteriormente expuesto podría parecer que aloja a personajes con enfermedades mentales o trastornos graves.

Aunque se puede asociar a ciertos trastornos metales, seguramente no fue nunca la intención de Alan Alexander Milne. Él Sólo quiso dotarles de una personalidad cercana, con la cual el público pudiera sentirse identificado. Lo que hace pensar que todos tenemos alguna que otra manía. Quizás, un cuento más ingenioso de lo que pensamos.