Quantcast

Irene Montero se «juega» su futuro político con Yolanda Díaz por sus últimas declaraciones

La ministra de Igualdad del Gobierno de España, Irene Montero, ha realizado unas polémicas declaraciones. Palabras con las que la ministra podemita buscaba defender la libertad sexual de los menores, pero que han resultado ser auténtica pólvora política. Algo que podría afectar directamente al futuro de Montero a nivel político. Sobre todo, ante el liderazgo de Yolanda Díaz, poco afín a las contiendas y polémicas políticas sin sentido.

Sin duda, Irene Montero, actual ministra de Igualdad, se ha convertido en una de las principales protagonistas del Gobierno de Coalición entre PSOE y Unidas Podemos. Y lo ha hecho, no por sus proyectos políticos, sino por su gran facilidad para generar polémica dentro y fuera del Congreso de los Diputados.

Una polémica que ahora ha vuelto a rodear a la podemita debido a sus últimas palabras acerca de la libertad sexual de los menores españoles. Palabras de Irene Montero que han provocado que representantes políticos, así como parte de la ciudadanía, hayan pedido la inmediata dimisión de la ministra.

LA SEXUALIDAD DE LOS MENORES «HUNDE» A IRENE MONTERO

Así pues, durante su comparecencia ante la Comisión de Igualdad, Irene Montero no ha dudado en defender que «los menores conozcan su cuerpo». Un conocimiento que, para la ministra podemita, es necesario para que los niños den su consentimiento a mantener relaciones sexuales.

«Los niños, las niñas y los niñes de este país tienen derecho a conocer su propio cuerpo, a conocer que ningún adulto puede tocar su cuerpo si ellos no quieren, y que eso es una forma de violencia» ha destacado Irene Montero. Del mismo modo, la podemita ha asegurado que los menores tienen derecho «a conocer que pueden amar o tener relaciones sexuales con quien les dé la gana, basadas, eso sí, en el consentimiento».

Unas palabras que no han tardado en tener respuesta por parte de los partidos políticos de la oposición. Así pues, tanto PP como Vox y Ciudadanos han exigido la inmediata dimisión de Irene Montero, asegurando que las palabras de la podemita incitaban, de algún modo, a permitir la pederastia en el país. Del mismo modo, los partidos han recordado a Montero que un menor no puede dar legalmente su consentimiento hasta haber alcanzado una edad mínima de 16 años.

Lluvia de críticas ante la que ha reaccionado la propia ministra quien, lejos de intentar explicar sus palabras, ha arremetido contra la «extrema derecha». «Los niños, niñas y niñes tienen derecho y acceso efectivo a sus derechos a una educación sexual integral» ha asegurado Irene Montero, que ha destacado sentir «mucha vergüenza» ante «la campaña que ha desplegado la extrema derecha» contra sus declaraciones.

UN «PROTAGONISMO» NO DESEADO

Sin embargo, estas declaraciones polémicas de Irene Montero podrían traer graves consecuencias para la ministra de Igualdad. Y es que, aunque decida no abandonar su cargo ministerial, tal y como exigen los partidos de la oposición, lo cierto es que su posición pública «pende de un hilo».

Un hilo que podría estar en manos de Yolanda Díaz. Representante que ya muchos consideran la próxima líder indiscutible de los partidos de la izquierda, con la excepción del partido socialista. Una líder que, sin duda, prefiere alejarse de las polémicas; sobre todo, cuando éstas resultan tan incendiarias dentro de la sociedad española.

Unas polémicas que, desde hace años, rodean a la figura de Irene Montero. Algo que podría no haber pasado desapercibido para Yolanda Díaz quien, de determinar el futuro de la izquierda española, podría estar lejos de inclinarse a favor de mantener a Irene Montero en algún cargo político de importancia tras las elecciones nacionales. Y es que las fuertes polémicas que rodean a la podemita parecen no gustar a la siempre dialogante Díaz. Un comportamiento incendiario en Igualdad que podría acabar «quemando» cualquier puente de Irene Montero en la esfera política nacional. Al menos, bajo el mando de Yolanda Díaz.