Tomate frito casero: así lo puedes hacer más rico que el del supermercado

El tomate frito es una delicia que se hace necesaria cada vez que de un guisado o de la preparación de un rico y sustancioso plato se trata, y es por eso que por lo general lo compras constantemente en el supermercado. Lo cierto es que aunque pueda resultar un producto económico y fácil de conseguir, hacerlo en casa no supone ninguna complicación.

Hacer tu propio tomate frito, tiene ventajas más allá de lo evidente, pues resulta económico, rendidor y lo puedes preparar incluso más rico que el que normalmente compras. Una vez que conozcas esta receta de tomate frito casero, no lo comprarás nunca más. 

 

Cómo escaldar tomates rápidamente

Comida

Lo primero que debes hacer para preparar tomate frito casero, es pelar este fruto; y aunque hay varias maneras de hacerlo, te contaré una que es sumamente sencilla y que lo deja perfectamente pelado sin desaprovechar nada de su carne. 

Vierte abundante agua en una olla y lleva esta al fuego. Espera que el agua comience a hervir y ubica un bol grande con mucha agua fría e incluso cubos de hielo. Lava muy bien los tomates, realiza un corte en forma de cruz en su base (solo en la piel), sumérgelos en la olla con el agua hirviendo y déjalos por 20 segundos.