Quantcast

Moreno advierte a delegados del Gobierno: «Un político que está cómodo haciendo su trabajo está haciendo mal su trabajo»

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha advertido este martes durante la toma de posesión de los ochos delegados del Gobierno que «un político que está cómodo haciendo su trabajo con toda posibilidad es que está haciendo mal su trabajo» tras alentarles a que «huyáis de la rutina», convencido de que «la rutina lleva al conformismo, a la inercia», por lo que les has interpelado a que «tenemos que ser siempre disruptivos, inconformistas, cambiar todo aquello que no funciona».

Moreno, que ha presidido en la tarde de este martes en el Palacio de San Telmo el acto tras el nombramiento de los delegados del Gobierno por el Consejo de Gobierno, ha sostenido en su intervención que «la política es un acto de audacia, no de temeridad, de hacer lo que hay que hacer» para argumentar seguidamente que los gestores públicos «no buscamos nunca la comodidad, buscamos el esfuerzo, el compromiso y lo hacemos con sacrificio».

El presidente del Gobierno andaluz ha instado a los máximos representantes políticos de la Administración autonómica en cada provincia a comportarse como «las manos y el corazón del Gobierno, a ser los terminales más sensibles del Gobierno», de manera que ese objetivo se cumple, según las directrices de Moreno, con herramientas como «la cercanía, la escucha activa», para llegar a la conclusión de que «vuestros éxitos serán los éxitos de este Gobierno y del conjunto de los ocho millones y medio de andaluces».

Moreno, quien ha glosado la figura de cada uno de los delegados del Gobierno, ha reiterado mandamientos hacia éstos como «el acercamiento a los ciudadanos, poneros más aún en su piel, de entender sus inquietudes, deseos, anhelos», por lo que ha instado a los representantes de la Junta de Andalucía a «acrecentar ese tesoro que es la confianza que nos ha traído hasta aquí, depositada de una manera importante», en referencia a los 58 escaños que consiguió el Partido Popular en las elecciones al Parlamento de Andalucía de 19 de junio.

«No podemos perder la confianza, la credibilidad y la solvencia», ha sostenido Moreno en su alocución, quien ha reclamado que ese impulso debe proyectarse «en cada pueblo, cada provincia, cada barriada todos los días del año». El presidente de la Junta de Andalucía ha remarcado que el Gobierno andaluz, pese a crecer en dos consejerías respecto a la legislatura pasada y situarse en las 13, ha conservado el mismo número de delegados territoriales que la pasada, una decena, para advertir entonces del «esfuerzo para no incrementar los gastos que no sean necesarios» dentro de una receta de gestión que ha descrito como «moderación y eficiencia».

Moreno ha planteado que «el excelente equipo» para las ocho provincias responde a «una paridad absoluta», cuatro delegados y delegadas, que «ni lo hemos pensado» y ha argumentado que esa representación equilibrada de hombres y mujeres «no se ha buscado en función del sexo, sino en función de su capacidad», reflejo a su vez de «una sociedad plural, equilibrada», con la creencia de que los delegados del Gobierno de la Junta de Andalucía son «hombres y mujeres con gran conocimiento de la singularidad de las ocho provincias». Moreno ha requerido de los delegados del Gobierno «un esfuerzo de diálogo, consenso», así como «lealtad institucional con los ayuntamientos, las mancomunidades, las diputaciones para paliar la situación que vivimos en Andalucía», tras invocar que «la colaboración y cooperación es fundamental».

«Todos estamos aquí con la obligacion de entendernos con el resto de administraciones con independencia de su color», ha apostillado. El presidente de la Junta de Andalucía ha enmarcado la situación futura de Andalucía en «los retos fundamentales que no podemos dejar de ver», entre ellos «hacer frente a la crisis energética en España, en Europa», azuzada por «la cruel guerra en territorio europeo», que tiene su reflejo en «la subida desbocada de precios».

Moreno ha vuelto a esgrimir la sequía como «un nuevo problema», que ha retratado como «dramática en el sur de Europa, que es Andalucía», y de la que ha estimado que supone «una amenaza directa a dos sectores que son esenciales» para la economía andaluza, entre los que ha identificado el turismo dentro del sector Servicios y el agroalimentario.

Este martes el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha nombrado como delegados del Gobierno en Almería a Aránzazu Martín Moya; en Cádiz a Mercedes Colombo Roquette; en Córdoba a Adolfo Molina Rascón; en Granada a Antonio Jesús Granados García; en Huelva a Bella Verano Domínguez; en Jaén a Jesús Estrella Martínez; en Málaga a Patricia Navarro Pérez y en Sevilla a Ricardo Sánchez Antúnez.