Quantcast

Esperar dos horas para bañarse: el mito que nos contaba nuestros padres

¿Cuántas veces te has quedado contando los minutos que faltaban para poder meterte en el agua porque tus padres te decían que tenían que pasar dos horas para hacer la digestión? Uno de los mitos que más veces hemos escuchado a lo largo de nuestras vidas y que, con la llegada de la vida adulta, te has enterado que era una mentira piadosa para que tus padres pudieran descansar. Y es que, no hay ninguna evidencia científica que respalde este mito, ya que el agua no puede producir un corte de digestión, sino que el único riesgo que tiene para la salud es el cambio de temperatura.

No solo el esperar dos horas para bañarte es una de las leyendas urbanas que nos hemos tragado, sino que hay miles de cábalas y teorías que con la llegada de internet nos hemos dado cuenta que son mentiras. Otro de los estandartes de esta infinita lista es de las vitaminas del zumo, que te hacía beberte el jugo de naranja nada más salir del exprimidor porque sino perdía todas sus propiedades. Los estudios científicos han confirmado que el zumo mantiene sus vitaminas por mucho tiempo que tardes en beberlo, aunque pasadas varias horas si que puede ocurrir este hecho.

Hay miles de leyendas en torno al pelo. Una de las más repetidas por toda la sociedad es la de que el pelo mojado hace que te pongas malo, siendo otra falacia que no tiene ninguna base en la que sostenerse. No es el agua el que hace que enfermes, sino que son los virus y bacterias, por lo que salir a la calle sin secarte el pelo no tiene una correlación directa con ningún tipo de enfermedad. El otro mito del pelo es que si nos lo rapamos al cero crecerá más fuerte, es posible que la hayas escuchado, incluso que hayas caído en este bulo, pero nada más lejos de la realidad y es que cortarnos el pelo de raíz no va a afectar al crecimiento de nuestro pelo.

Otro de los mitos que nos contaban nuestros padres para atemorizarnos y conseguir que lo que íbamos a tardar 10 minutos lo hagamos al momento es que la leche hace que crezcas. A pesar de que la leche tiene infinidad de beneficios para nuestro cuerpo, el consumo de litros de leche no es el único alimento que favorece al crecimiento, los yogures, quesos o brócolis también forman parte del grupo de comidas que nos ayudan a ‘pegar el estirón’ gracias a que son altas en calcio, la vitamina fundamental durante nuestros años de infancia.

La ley de los cinco segundos, quién no ha escuchado este mito para poder recoger un alimento del suelo y seguir disfrutando del manjar. Si nos paramos a pensar, esta leyenda urbana no tiene ni pies ni cabeza, aunque sí que depende del alimento y de la superficie en la que se caiga, los expertos indican que no existe un cambio sustancial entre 3 y 15 segundos. Una vez que nuestro snack o comida toque el suelo se habrá contaminado y tendremos que tirarlo a la basura por mucha rabia que nos de.

Las infecciones de garganta suelen ser una de las enfermedades que más padecemos a lo largo del año, ya sea por el contraste de temperatura entre la calle y los espacios cerrados en verano o por el consumo abusivo de los cigarrillos, entre otras cosas. Entre todos las circunstancias por las que podemos tener anginas, beber bebidas frías no se encuentra en la lista, ya que el dolor de garganta suele estar causado por virus y bacterias.

Todos las leyendas que hay en torno al tema de la vista suelen ser, por normal general, falacias que nos contaban de pequeño. Según múltiples estudios científicos es imposible quedarte ciego de ver la televisión a pocos centímetros de la pantalla, aunque no es muy recomendable ya que puede derivar en vista cansada en el futuro. De hecho, cuanto más joven se es, más fácil es ver nítido a menor distancia al tener la vista más desarrollada y, sobre todo, menos gastada.

No solo el dolor de garganta es uno de las infecciones más populares que tiene mitos, sino que los resfriados suelen ser otro de los temas del que todo el mundo es un experto y sabe como remediarlo. Existe la creencia de que con la vitamina C eres inmune a los resfriados, pero por muchas naranjas y brócolis que te comas vas a seguir siendo vulnerable a coger un resfriado. Lo que sí que es verdad es que un alto consumo de vitamina C hará que los efectos del resfriado sean menos graves.

Por finalizar los mitos más populares del acervo español tenemos la más que conocida leyenda de que los chicles se te pegan al estómago. Por muy absurdo que parezca todos nos lo hemos creído en algún punto de nuestra vida, aunque sí que es verdad que tras pasar el proceso de digestión los chicles llegarán prácticamente igual, es científicamente imposible que un trozo de chicle se te quede pegado en el estómago.