Quantcast

Unas 200 personas se concentran ante el Parlament en apoyo a Borràs y con críticas a ERC y CUP

Unas 200 personas se han concentrado este martes al mediodía delante del Parlament en apoyo a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, el día en que la Mesa previsiblemente votará suspenderla del cargo después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le haya abierto juicio oral por su gestión al frente de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), y con gritos en contra de ERC y la CUP.

Con una pancarta que reza ‘Laura Borràs, no estás sola. No es justicia, es venganza’, los concentrados han pedido la dimisión del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y han coreado lemas como ‘No es un juicio, es una farsa’, ‘independencia’, ‘Laura Borràs, nuestra presidenta’, ‘Puigdemont, nuestro presidente’, ‘1-O, ni olvido ni perdón’ y ‘ERC y CUP, ¿qué os habéis creído?’.

Poco antes de las 11.30 horas, han ido llegando todas las personas que han respondido a la convocatoria hecha por Junts y por el denominado ‘Grupo de Fans de Laura Borràs’ para secundar su figura, y también se han reunido en el Parlament los diputados y miembros de la ejecutiva de Junts.

También ha acudido a la Cámara el expresidente de la Generalitat Quim Torra, que ha sido recibido al grito de ‘independencia’ por parte de los presentes cuando ha entrado en el hemiciclo, mientras que han silbado al diputado de la CUP Carles Riera a su llegada al edificio del Parlament.

Poco después de las 12 horas, Borràs ha bajado a saludar a los concentrados acompañada del diputado de Junts Francesc de Dalmases y de la secretaria segunda de la Mesa del Parlament, Aurora Madaula, a los que les seguían el resto de miembros de Junts.

GRITOS DE ‘PRESIDENTA’

Con gran presencia de medios de comunicación, Borràs se ha abrazado con los concentrados, que han respondido con aplausos y gritos de ‘presidenta’ a su llegada.

Minutos después ha bajado Torra y, tras saludar a la presidenta del Parlament, se ha sumado a la comitiva y también ha saludado a los presentes.

Tras ello, Borràs y el resto de diputados han vuelto a entrar en el edificio, teniendo en cuenta que a las 12.30 horas está previsto que empiece la Mesa que debe votar su posible suspensión.