Quantcast

Países que tus nietos no sabrán que existieron

Desde la disolución de la URSS no se han vivido grandes cambios en el mundo en términos de geopolítica. A pesar de los tiempos convulsos que se viven en diferentes países del planeta, parece que tras la Segunda Guerra Mundial casi todo el mundo se quedó con un poco de miedo en el cuerpo ante la posibilidad de que los conflictos bélicos escalaran sin medida. Evidentemente, nadie quiere volver a experimentar episodios como los de Hiroshima o Nagasaki, aunque el líder de Corea del Norte ya está afirmando que cuenta con misiles suficientemente potentes como para atacar a Estados Unidos, lo que puede ser una bomba de relojería teniendo en cuenta que el ahora presidente de EE.UU. es alguien tan imprevisible como Donald Trump.

Dicho esto, está por ver si en lo que queda de siglo no descubrimos numerosos cambios en este sentido. A fin de cuentas, son muchos los lugares en los que existen conflictos políticos, algunos de ellos armados, y tampoco sería de extrañar que las condiciones socioeconómicas dieran un giro y propiciaran cambios en la configuración de países tal y como los conocemos hoy.

España

Países que tus nietos no sabrán que existieron

Ante la deriva independentista a la que se ha visto abocada Cataluña, todo parece indicar que se celebrará un referéndum para decir si la región opta por separarse de España. Dentro de las causas se encuentran los acontecimientos históricos, el considerado injusto reparto del dinero recaudado por las autonomías y una corrupción que ha hecho tambalear los cimientos de la política española de arriba abajo, por lo que son muchos los ciudadanos catalanes que apuestan por esta vía.

De la misma manera, Euskadi lleva décadas mostrando una apuesta clara por el nacionalismo, y quizás ahora con el fin de la actividad de la banda terrorista ETA hay más posibilidades de que culmine en la desanexión de España. Si bien existen otras regiones con vocaciones independentistas como Galicia o Andalucía en menor medida, parece que el auge de Podemos y el camino del PSOE hacia un país federal podrían desembocar en un cambio de statu quo en el país, provocando que la España que conocemos hoy en día no se parezca a la de dentro de cien años.