Quantcast

El arroz negro de Arguiñano que supera a la paella de Chicote

La cocina mediterránea está repleta de sabores, aromas, texturas y por supuesto también de colores. Una combinación de colores hermosos viste a la más fresca ensalada griega; mientras que, un plato caliente lleno de color y sabor es el arroz negro tan representativo de este menú gastronómico. Para muchos chefs es un placer prepararlo, y tanto el de Arguiñano como el que recomienda Chicote tienen lo suyo en el plato. 

El arroz negro es muy representativo de la comida mediterránea y es de los preferidos en la Comunidad de Valencia y Cataluña. Para dar el toque majestuoso de color, se recurre a la tinta de sepia o calamar y para terminar de bordarlo generalmente se le acompaña de moluscos, mariscos o ambos.

Te voy a contar toda la magia que envuelve la propuesta de Arguiñano y verás que es tan bueno como el que recomienda Chicote. A la hora de hacer un buen arroz negro a estos chefs no se les escapa nada.

Arroz negro mediterráneo, lo que lleva el tradicional

Mediterráneo

Como te he comentado, el arroz negro más tradicional de la cocina mediterránea, debe su característico color a la tinta de calamar o de sepia, la tinta de estos moluscos comenzó a ser usada por los pescadores como medio de aprovechamiento del mismo. El calamar es considerado por muchos como el cerdo del mar, del cual es posible aprovechar cada una de sus partes. Y es común conseguir también en la más tradicional cocina Italiana, la pasta negra con mariscos y moluscos utilizando como colorante el mismo producto.

Para hacer el arroz negro más tradicional de la cocina mediterránea, tanto Arguiñano como Chicote recurren a la tinta de calamar como pigmento de origen natural para dar el color. Además en el mismo incluyen los más frescos calamares y langostinos. Es posible conseguir también variedades que contienen bogavante, mejillones, almejas y otros deliciosos frutos marinos.