Quantcast

Cárcel, drogas y muertes: la cara oscura de Gran Hermano

Más de 500 personas han entrado a la casa de Gran Hermano durante sus 18 ediciones de anónimos. La vida de todos los participantes en el reality se ha visto marcada por salir en la televisión. Muchos han conseguido fama y dinero fácil, pero otros han visto la cara oculta de la popularidad.

Los espectadores hemos sido partícipes de todo lo que les ocurre a los concursantes de Gran Hermano al salir del reality. Por este motivo, vamos a recordar la cara menos bonita de Gran Hermano (cárcel, drogas, muertes…).

LA MUERTE DE NATACHA JAITT (GRAN HERMANO 6)

Cárcel, drogas, muertes... la cara menos bonita de Gran Hermano

Natacha Jaitt fue la primera extranjera en entrar en la casa de Gran Hermano. La argentina participó en GH 6, allá por el 2004. De hecho, la joven fue concursante reserva, ya que hubo problemas con su tarjeta de residencia y entró en el reality cuando se produjo el primer abandono. Natacha se convirtió en la tercera finalista de la edición e inició una carrera en la televisión.

La modelo argentina trabajó como colaboradora en Crónicas Marcianas y posteriormente presentó varios programas de sexo. Natacha regresó a su país natal y allí participó en varios programas de televisión haciéndose conocida. La argentina se convirtió en una defensora de la libertad y destapó un caso de abusos sexuales a menores en un equipo de fútbol. A principios de 2019, denunció a un director de cine por drogarla y violarla. Un mes después, Natacha apareció muerta a los 42 años en una discoteca por un fallo multiorgánico. La versión oficial dice que murió por sobredosis de cocaína, mientras que su abogado defiende que la asesinaron.