Quantcast

Qué es la vitamina F

Es algo que está muy en boga hoy en día. Todos están recomendando el incremento de los niveles de vitamina F, incluso ha sido calificada como “el abrigo de la piel”, de modo que muchos especialistas consultados han dicho que efectivamente esta vitamina es muy necesaria para mantener nuestra piel tersa y brillante. Pero, probablemente no sepas como adquirirla, así que aquí te vamos a explicar qué es y donde puedes obtenerla.

¿Qué es la vitamina F?

¿Qué es la vitamina F?

Debemos comenzar por explicarte que realmente no se trata de una vitamina, sino de un grupo de ácidos grasos del grupo de los Omegas, que según los expertos, previene el envejecimiento de la piel. Hoy, cuando todos, porque inclusive los hombres, quieren tener una apariencia joven y lozana, han proliferado muchos artículos cosméticos para contrarrestar los efectos de la edad, como el colágeno, las vitaminas, el agua micelar o el ácido hialurónico tan nombrados en estos días.

La vitamina F últimamente ha llegado a ser un elemento clave para la cosmética, porque estudios han podido comprobar que esta vitamina ayuda a que se restaure la barrera natural que protege la piel, regenerándola, reduciendo las zonas enrojecidas y mejorando la hidratación y el brillo de la piel, nutriéndola con los ácidos grasos necesarios, para que tengas una piel de porcelana.

¿Qué son los ácidos grasos?

Como todo ácido graso del grupo de los Omegas, son excelentes aliados para disminuir las inflamaciones celulares causadas por el envejecimiento ocasionado por el consumo de alimentos que son ricos en azúcares. Lo que ya se sabía es que los Omegas ayudan a mejorar el sistema cardiovascular, pero ahora también se sabe que mantienen una barrera de protección que mantiene la humedad en la piel, gracias a una muralla lipídica que mantiene el agua que la epidermis necesita, impidiendo el acceso de agentes que pueden producir irritación o infecciones.

El mantenimiento de esta barrera de ácidos grasos es tan importante, que su disminución en el proceso de envejecimiento hace que la piel se vea desnutrida y seca, perdiendo brillo y vitalidad, así como su elasticidad, favoreciendo la aparición de arrugas y líneas de expresión que llegan para quedarse de manera rápida y definitiva.

¿Para qué sirve la vitamina F?

Además de lo que ya te hemos contado, sobre los efectos del envejecimiento, las manchas y la degeneración que se produce con el paso de los años en la piel, resulta que la vitamina F también es beneficiosa para tratar el acné, de los granitos y de los procesos de inflamación enrojecimiento e infección de la piel.

¿Cómo funciona la vitamina F?

Estos ácidos grasos aparecen siempre que la testosterona se convierte en deihidrotestosterona. Se trata de un ácido graso esencial, de tipo linoleico que inhibe cualquier efecto nocivo sobre la piel. De hecho, los estudios han demostrado que la insuficiencia de ácido linoleico hace que aparezcan granos en el cutis, así como la hiperqueratosis y las inflamaciones que bloquean los poros de la piel, generándose imperfecciones y puntos negros.

Cuando logramos que los niveles de vitamina F en nuestra epidermis se normalicen, se logrará el equilibrio necesario de los lípidos epidérmicos, produciendo un efecto antiinflamatorio, haciendo que desparezcan los granos e impidiendo de nuevo que aparezcan.

¿Se puede ingerir la vitamina F?

¿Se puede ingerir la vitamina F?

Claro que sí, y de una manera más sencilla de lo que piensas. La primera de ellas es por medio de ciertos alimentos que son ricos en Omega 3, como es el caso del salmón, o las nueces de macadamia, almendras, maníes, o las semillas de chía, de girasol o de lino, aceites de origen vegetal, como el de nuez, gorasol, maíz, lino, soja u oliva, los pescados azules como el atún, las sardinas o las caballas.

Pero no sólo deberías consumir estos alimentos para restaurar el brillo y la vitalidad de tu piel, sino que el Omega 3 tiene muchos beneficios, como el mejoramiento del ánimo de las personas, ayuda a lograr un peso equilibrado, es beneficioso para la salud del sistema cardiovascular, previene dolencias coronarias, y ayuda en los procesos de estrés.

Otros beneficios que produce la vitamina F son mejorar los procesos del sistema nervioso y, por supuesto, los efectos del paso de la edad, tanto en arrugas como en manchas. Así que se trata de un ácido graso que aporta tantos beneficios para el organismo, que debes pensar en comenzar a ingerirla desde ya.

La segunda manera de ingerir la vitamina F es por medio de suplementos alimenticios, que contengan Omega 3 y Omega 6, pues cualquiera de los ácidos grasos del grupo de los Omegas resulta totalmente beneficiosos para el organismo de los seres humanos.

Como puedes ver, hay maneras naturales de ingerir vitamina F incluyendo determinados alimentos en nuestra dieta diaria, además con productos que son muy fáciles de digerir y deliciosos, pero también puedes consumirla tomando cualquier suplemento que contenga el grupo de los Omegas.

¿Qué dicen los cosmetólogos?

Ellos dicen que no importa la edad que tengas, siempre debes cuidar el equilibrio de la vitamina F en tu organismo, no sólo por los múltiples beneficios que antes hemos apuntado, que se relacionan con otros sistemas de funcionamiento del organismo, sino que esta vitamina te va a ayudar, si crees que eres muy joven, a que no sufras de acné o que aparezcan los conocidos granitos o espinillas, y haciendo que las que ya sufras desaparezcan, y si ya tienes cierta edad, te va a ayudar a recuperar la lozanía, el brillo y la hidratación de la piel.

Por lo que, la gran conclusión es que no importa la edad que tengas, debes consumir vitamina F desde ya, para que puedas contar con una barrera protectora que impedirá los efectos que puede producir el medio ambiente sobre tu piel, así como los productos cosméticos y maquillajes, y vas previniendo la aparición de los signos de la edad en tu cutis.

Mantener la elasticidad, el brillo y la vitalidad de la piel hará que tengamos un aspecto más fresco y más juvenil, además te ayudará a manejar el estrés y a mejorar tu humor, así que las múltiples bondades que puede ofrecerte esta vitamina F justifican su consumo a diario.