Quantcast

Diferencias del injerto capilar en hombres y en mujeres

El injerto capilar en Madrid es una de las soluciones más demandadas para recuperar el cabello y cada vez son más las mujeres que apuestan por ella. No obstante, los expertos capilares recuerdan que un injerto no siempre es viable.

En el caso de las mujeres, averiguar la causa que está provocando la caída del cabello suele ser una tarea más compleja que en el caso de los hombres, ya que hay más factores en juego. El asesoramiento de un especialista y un estudio capilar previo en profundidad serán esenciales antes de tomar la decisión.

España es el segundo país de Europa con mayor índice de alopecia y problemas capilares, solo por detrás de República Checa. Los datos reflejan que más del 60% de los hombres y más de 25% de las mujeres sufren una caída del cabello importante en algún momento de su vida, una cifra que sigue en aumento y que ha provocado que la demanda de soluciones y tratamientos capilares haya crecido más de un 50% en los últimos años, con un fuerte pico tras la pandemia. Ante este contexto, el injerto o trasplante se establece como toda una tendencia capilar. Pero, ¿ofrece las mismas garantías y resultados en hombres que en mujeres? ¿Hay diferencias a la hora de realizarlo? ¿Cómo se puede saber si es la solución idónea por la que apostar? Ante estas cuestiones responde Soledad Gómez, tricóloga de Capilárea, que acaba de abrir su segunda clínica capilar en Madrid.

¿En qué casos se aconseja un injerto capilar?

Recordemos que un injerto capilar está especialmente indicado para diagnósticos de alopecias androgenéticas/androgénicas tanto en hombres como en mujeres, es decir, con un patrón hereditario.

Pero, ¿se da por igual este tipo de alopecia en ellos y en ellas?

Aunque la alopecia androgenética también existe entre las mujeres, en el caso de los hombres la predisposición genética a la alopecia es más alta y es, por tanto, más “operable”. Es decir, hay una mayor garantía de éxito del injerto capilar al enfrentarnos a una alopecia androgenética y en los hombres, el 99% de los casos de caída capilar corresponden a este tipo de alopecia. Si hablamos de mujeres, es más complicado o puede inducir a error. Otras patologías como el efluvio telógeno crónico se confunden frecuentemente con alopecia androgenética femenina. En estos casos, el microinjerto no estaría indicado, por lo que un correcto diagnóstico es siempre fundamental.

Además de estar indicado para alopecias androgenéticas, ¿el injerto puede dar buenos resultados en otros tipos de alopecias?

Se puede estudiar su viabilidad en otros casos, como reparaciones estéticas o pacientes con quemaduras que han provocado la destrucción completa de los folículos en una zona concreta del cuero cabelludo, las cejas, etc., siempre y cuando el tejido de esta área no esté necrosado. 

La clave a la hora de estudiar la viabilidad de un injerto es conocer la causa que provoca la caída del cabello en el paciente y tener un diagnóstico claro. En muchos casos, es complicado llegar a saber a qué tipo de alopecia u alopecias nos enfrentamos. En nuestras clínicas hemos recibido a pacientes, que llegaban mal diagnosticados o sin diagnóstico, con alopecias cicatriciales como liquen plano, alopecia frontal fibrosante, lupus… Se habían sometido a un injerto que no había dado ningún resultado. Estas alopecias cicatriciales son una respuesta del sistema autoinmune del paciente, que ataca a los folículos pilosos. En estos casos nunca se debe aconsejar un injerto capilar, ya que al no atacar la causa que provoca la pérdida del pelo y no estar estabilizada la alopecia, volveríamos a perderlo tras el implante. Es muy importante ser claro y honesto con el paciente, explicarle hasta dónde se puede llegar con el injerto y desaconsejarlo cuando vemos que no es viable. Siempre existen otras alternativas para detener la caída y recuperar el cabello, como el plasma rico en plaquetas o la mesoterapia capilar, que ofrecen unos resultados fantásticos. 

¿Qué ocurre cuando hablamos de alopecia femenina? 

En estos casos ya entran en juego muchos más factores y no siempre es sencillo dar con el causante claro de la alopecia, ya que pueden ser varios al mismo tiempo. A la herencia genética se le unen otras causas, como las hormonales y otros factores relacionados con el ritmo de vida actual (estrés, ansiedad, cansancio extremo, tabaco, dietas poco saludables o insuficientes, etc.) que suelen ser desencadenantes de la alopecia a edades cada vez más tempranas, tanto en hombres como en mujeres.

Si nos fijamos en el caso de las mujeres, vemos cómo frecuentemente la alopecia se relaciona con problemas endocrinos, hormonales como tiroides, posparto, menopausia, etc. Si aquí no se trata directamente la causa que está propiciando la caída del cabello, un injerto no sería la solución al problema. Una vez implantado, el pelo volvería a caer. Sin embargo, muchas veces se ofrece o se opta por esta solución capilar sin tener clara la causa de la alopecia y esto es un gran error.

Alopecia androgenética: ¿se manifiesta igual en ellos que en ellas?

No. En el caso de los hombres, la alopecia androgenética se suele manifestar en la parte alta de la cabeza (lo que conocemos como “coronilla”) y la parte frontal (“las entradas”). En la mujer, la alopecia es mucho más paulatina y generalizada. La parte superior del cuero cabelludo comienza a perder densidad, a clarear. Se mantiene con cabello la primera línea de implantación de pelo (algo que no ocurre en el caso de los hombres). Si hablamos de efluvio telógeno en la mujer, la alopecia se manifiesta de forma más difusa por todo el cuero cabelludo, en la zona superior de la cabeza y laterales o parietales. Y, en algunos casos, se dan incluso las dos patologías, androgenética y efluvio. En este caso, nosotros desaconsejamos por completo realizar un injerto, ya que con un efluvio el pelo vuelve a caer.

Además, es importante recordar que para poder llevar a cabo un injerto capilar, la alopecia androgenética tiene que estar estabilizada. En el caso de los varones, a partir de los 45 años comienzan a disminuir notablemente los niveles de testosterona. Sin embargo, si la alopecia se ha manifestado antes y se quiere recurrir al injerto capilar, es necesario estabilizarla mediante tratamientos de bioestimulación y mesoterapia capilar, plasma rico en plaquetas, Dutasteride. En el caso de las mujeres ocurre igual, es necesario haberla estabilizado previamente para poder recurrir al trasplante.

¿Cuándo un injerto es una buena alternativa para la mujer?

No hay duda que un injerto capilar es la forma más natural y progresiva de recuperar el cabello, de ahí su éxito. Siempre que estemos ante un claro diagnóstico de alopecia androgenética, un injerto ofrecerá las mismas garantías a hombres que a mujeres, aunque sí hay que tener ciertos aspectos en cuenta.

Tanto en el caso de hombres como mujeres, antes de someterse a un injerto capilar es necesario haber realizado un estudio previo del cabello y cuero cabelludo con el que tengamos un diagnóstico claro. Insistimos en que este primer paso es clave. Después, aconsejaríamos de forma especial un injerto en aquellos casos de mujeres con un patrón masculino más marcado, es decir, que no muestren tanto una alopecia difusa y presenten una alopecia más localizada en ciertas zonas.

Ante todo, los expertos recuerdan que, para poder garantizar el éxito de un injerto capilar, el o la paciente deben contar con una zona donante adecuada, con la cantidad y calidad necesaria de folículos para poder garantizar los resultados del implante. De ahí la importancia de ponerse en manos de profesionales y poder contar con un correcto diagnóstico.

Sobre Capilárea

Capilárea es una clínica capilar en Madrid acreditada y especializada en soluciones y tratamientos médico-estéticos contra a alopecia y la caída del cabello. Su equipo está formado por profesionales y especialistas del sector capilar con más de 30 años de experiencia en sus diferentes campos: dermatología, cirugía, tricología, endocrinología.

Un diagnóstico claro y honesto, los últimos avances en tecnología capilar y la firme convicción de ofrecer al paciente un asesoramiento y seguimiento 100% personalizado son las tres claves en las que los profesionales de Capilárea basan su trabajo, con el fin de encontrar juntos la mejor solución para los problemas de alopecia y caída del cabello.

Ofrecen desde tratamientos capilares preventivos para mujeres y hombres (Unidad de Láser Capilar y Bioestimulación a través de diversas técnicas como Capilaxis, BioDermia, plasma sanguíneo rico en plaquetas y mesoterapias combinadas) hasta soluciones definitivas con cirugía (injerto capilar) o sin cirugía (sistemas de integración capilar, pelucas estéticas y Unidad de Oncología).

En su objetivo por seguir creciendo y haciendo cada vez más accesibles sus servicios a sus pacientes, Capilárea acaba de abrir su segunda clínica capilar en Madrid, en la Calle Princesa, 61. Este nuevo centro cuenta con un gran equipo de profesionales, especializados en tricología y salud capilar y con unas instalaciones que ofrecen el máximo confort y la más avanzada tecnología y equipamiento a sus pacientes.