Quantcast

Jarrete de cordero lechal a baja temperatura, uno de los mejores cortes de País de Quercus

La carne de calidad es un bien preciado que no pertenece solo a los paladares más exigentes y exquisitos. Extremadura y el suroeste ibérico ofrecen dehesas con una trazabilidad y cuidado encomiables.

El jarrete de cordero lechal es uno de los cortes predilectos por muchos, dadas sus notables cualidades y sabor indiscutible.

País de Quercus es una sociedad de productores de dehesa extremeña que cuenta con expertos entusiastas y amantes de la región y sus carnes. Se han consolidado en el sector por proveer carnes de calidad, ya que producen sus propios animales y cierran el círculo productivo con los más altos estándares para disponer de proteínas para todos los comensales, incluidos los más rigurosos.

Gastronomía excelsa con carnes excelentes

El jarrete de cordero lechal a baja temperatura es un plato originario de España que hace uso de una carne saludable con alto valor proteico. Para su realización suele usarse pimienta, sal, ajo negro y aceite de oliva virgen extra. Puede hacerse en horno, sartén, olla o plancha a baja temperatura para que logre su resultado final.

El cochinillo ibérico confitado es otro alimento insignia de la cocina española. La integración de la grasa entre la sabrosa carne y la piel crujiente hacen de este plato una delicia. Esas tres capas son el sello distintivo que da un sabor excepcional y particular a este cochinillo confitado que une el crocante con lo magro y lo tierno.

La realización de estos platos requiere tener una buena materia prima: la carne, por lo que es recomendable acudir a profesionales en el área que ofrezcan la mejor carne para cada preparación y lograr así verdaderas joyas gastronómicas.

País de Quercus, productores extremeños de carnes y curados 

Esta empresa inserta en el mercado carne extremeña de primer nivel. Sus carnes llegan a los restaurantes más importantes de España y del mundo. Sus sistemas de producción resaltan por su eficiencia, cuidado al detalle y excelencia. Producen sus propios animales de razas autóctonas con un pastoreo y alimentación adecuados. Su enfoque radica en elaborar y comercializar productos originarios de sus dehesas que han superado toda la trazabilidad y estándares de calidad del sector.

Ofrecen carnes y curados de cerdo ibérico de bellota, cochinillo ibérico, cabrito lechal, cordero y vaca de dehesa extremeña. Además, se centran en la investigación y actualización constante de modelos de recuperación tradicionales de elaboración y preparación de sus productos. También han puesto sobre la mesa la importancia de valorar diversas piezas de animales que han sido poco tenidas en cuenta en la elaboración de platos como el hígado, la panceta y el tocino.

Una buena carne puede marcar la diferencia entre una delicia o un despropósito, por lo que obtener la proteína del más alto nivel es una tarea provechosa que se facilita encontrando productos como los que vende País de Quercus.