Quantcast

Del desierto al Khalifa

Tal vez conozcan a Dubái, como el gran centro comercial, demasiado occidental para ser oriental, y lujosa tierra, capital de grandes capitales, y ciudad de Emiratos Árabes, donde la arquitectura ultramoderna logró consagrar sus dictámenes. Pero eso sería rebajar el precio cultural que puede llegar a traer Dubái si se la analiza con la rigurosidad necesaria y justa. La famosa vida nocturna, y las altas torres son tan sólo vestigios de una nueva era petrolera que conquistó el país a inicios del nuevo milenio. Pero los rascacielos como el increíble Burj Khalifa, son solo una pequeña parte del atractivo del país y de la ciudad.

A la hora de comenzar nuestro viaje por la capital del nuevo mundo, podríamos centrarnos en el carácter cultural milenario que alguna vez vivió por estas tierras legendarias. Pero tal vez la mejor manera de analizar su carácter turístico sea comprendida de otra manera. Las excursiones que podemos realizar una vez asentados en Dubái, parecen justificar esa conexión histórica-moderna que pregonan las calles y los shoppings de la ciudad. Quizás, sea interesante guiarnos por estos moldes turísticos y así encontrar el verdadero atractivo de la ciudad.

Viendo y considerando que la mayoría de las actividades del país suceden en nuestra ciudad, o en todo caso, en Abu Dhabi como segunda opción, y teniendo en cuenta el carácter violento del desierto, cabe destacar que las excursiones en Dubai, son la manera predilecta que tiene el país para su desenvolvimiento turístico.

El Show de las Fuentes.

Es una atracción casi folclórica de Dubai. El famoso espectáculo de fuentes y luces sucede a los pies del imponente Burj Khalifa. En solo una presentación, se usan 6000 luces de distintos estilos, y más de 20000 litros de agua. En esta excursión, se podrá vivenciar el show una vez desde el Burj y otra vez desde abajo.

Paseo en helicóptero.

Es una actividad muy requerida, y propia del país. Es una forma de transporte muy habitual en los EAU. Los famosos y las celebridades pusieron de moda este formato, y por eso hay meses de lista de espera para su utilización. Viajando de esta manera, se pueden observar todos los archipiélagos, a la perfección.

Acuario y Zoológico Subterráneo.

En el excéntrico y enorme Shopping Mall de Dubái, podemos encontrar esta maravillosa atracción, de la cual muy pocos tienen información. Este preponderante acuario, cuenta con un único en el mundo, túnel subterráneo, donde bajo un tanque de toneladas de agua, podrás observar el acuario repleto de tiburones, rayas, y otros animales típicos de la zona. Además, el zoológico cuenta con una zona de serpientes, donde las especies más venenosas del desierto podrán ser avistadas a lo lejos. Las excursiones suelen reservarse con varios días de anticipación por la demanda que existe en cuanto a su visita. Puedes ver más información de precios en Greca Viajes.

Jardín Milagroso de Dubái.

Con más de 70000 metros cuadrados, y más de 100 millones de flores, es el jardín de flores naturales más grande del mundo. Considerado único por la variedad de especies, y la estética y diseño cambiante del lugar en cuestión. Fue inaugurado hace poco, pero su carácter ha conquistado el corazón de muchos. En San Valentín se realiza un festival en el jardín, conmemorando no solo el día de los enamorados sino la fecha de inauguración del complejo. Año tras año, y estación tras estación, los diseños florales son pensados con anterioridad por floristas, especialistas, y arquitectos, y son cambiados para renovar el público y el andar del jardín.

Parque acuático Atlantis.

Es uno de los ‘Theme-Parks’ más grandes del mundo. Ubicado dentro del Hotel Atlantis, en la bahía de Dubái. Las interminables tirolesas, los enormes toboganes de agua y los estanques para nadar con tiburones, son solo algunas de las atracciones que puedes disfrutar si pasas una jornada en Atlantis. Asimismo, para los más chicos también hay juegos con medidas de seguridad acordes a su edad.

Tour en Yate por la Marina.

Hay varias maneras de navegar por el puerto deportivo de Dubái. Pero claramente la excursión en yate por la marina es considerada como la experiencia más atrapante de todas. No solo disfrutaras del avistaje de toda la bahía de la ciudad, sino que lo harás con gracia, mientras navegas arriba de un lujoso yate, comiendo y bebiendo de la gastronomía típica de la zona. Hasta shows y espectáculos locales tomarán lugar arriba del bote, mientras observamos el atardecer desde el punto clave de las costas de Emiratos.

Safari en el Desierto.

Dubái es parte del conocido Desierto Arábigo. Es uno de los desiertos más extensos del planeta. En abu Dhabi, nace el desierto de Rub al-Jali, que es el segundo más grande del mundo luego del Sáhara. En ambos se pueden realizar un sinfín de actividades como: montar camellos o dromedarios, o distintos deportes de arena como el sandboarding o el sand skiing. Además, en los distintos campamentos ofrecidos por las excursiones, se puede disfrutar de la cocina típica y de los espectáculos de danza del vientre. El stargazing también aparece como una necesidad imponente que ofrece el cielo desértico. A tener en cuenta a la hora de preparar este tipo de vacaciones, la ropa suele ser un problema. Las prendas a utilizar en estas instancias deben ser casuales y cómodas, y si son de algodón mejor todavía. Es vital proteger al cuerpo del sol, por eso debe estar toda la piel cubierta. Para caminar es recomendable elegir botas que puedan ser transpirables. A la noche suele refrescar calamitosamente, por lo que se debe respetar al frío. Los 3 ítems con los que uno debe contar con seguridad son: lentes de sol, sombrero y protector solar.